1 julio, 2014

Ciudad Quesada. Huellas dactilares halladas en un microbús probarían que dos sujetos, acusados de asesinar a un empresario hotelero y a sus dos hijos, estuvieron con ellos el día de los homicidios.

Así lo dio a conocer ayer la jueza Lorna Quirós durante la fase de incorporación de prueba documental en el juicio que, desde el 23 de junio, se desarrolla en los Tribunales de San Carlos contra dos nicaragüenses, de apellidos Sándigo y López, de 28 y 31 años.

Ellos son acusados por tres delitos de homicidio calificado, así como tres privaciones de libertad y uno de robo agravado en perjuicio de Geovanny Soto Ruiz (52 años) y sus hijos, Juan Mauricio y Enmanuel Soto (29 y 20), ocurridos el 8 de febrero del año pasado.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) encontró las huellas al revisar el microbús donde yacía el cuerpo de Enmanuel Soto, quien habría recibido varios disparos desde muy corta distancia, según determinó Medicatura Forense.

El juicio continuará este martes con la incorporación de más prueba documental. Se espera que el jueves inicien las conclusiones.

Etiquetado como: