Por: Carlos Láscarez S. 6 enero, 2014

Fuentes fue azotada en la espalda, hombros y pecho. | ALFONSO QUESADA.
Fuentes fue azotada en la espalda, hombros y pecho. | ALFONSO QUESADA.

Palmar Norte (Osa). Un guarda de seguridad de apellido Reyes, quien fue detenido como sospechoso de azotar con un cable eléctrico a la vendedora de chances Josefa Fuentes (52), fue puesto en libertad con medidas cautelares por una jueza.

La liberación del hombre ocurrió el 3 de enero, un día después de que había sido arrestado en su casa, en barrio Alemania de Palmar Sur, por la Fuerza Pública.

Entre las medidas cautelares interpuestas a Reyes destacan el presentarse a firmar cada 15 días, no acercarse a la demandante y no abandonar el país, entre otras.

Al conocer que el guarda está libre, la ofendida aseguró que siente temor por su vida, pues el hombre habita a 50 metros de distancia.

“No puedo dormir boca arriba porque la espalda me duele mucho, a pesar de que las heridas van cicatrizando bien. Estoy muy preocupada y siento temor de topármelo de nuevo”, aseguró Fuentes.

El sol también afecta a la vendedora de chances, quien ha visto una disminución en sus ventas debido a que los rayos solares afectan la herida y debe devolverse a su casa.

Para hoy lunes, Fuentes tiene previsto interponer denuncias ante los tribunales de justicia y el Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu). El brutal ataque que sufrió lo expuso ante la Fuerza Pública, que aprehendió al sospechoso.

“Buscaremos la forma en que se haga justicia. Ese hombre tendrá que pagar por lo que le hizo a mi esposa”, afirmó Evelio Zumbado.

El ataque contra Fuentes ocurrió luego de que la mujer le reclamó al guarda, días atrás, un premio de ¢25.000 por una rifa que este había hecho durante el pasado diciembre, según la acusación.