Fallo concluye que nuevo medicamento puso en riesgo la vida de los pacientes

Por: Carlos Arguedas C. 8 mayo, 2014

La Sala Constitucional determinó que el Hospital Nacional de Niños (HNN) varió, sin informar a los padres, el medicamento suministrado a seis menores con trasplante de riñón.

Para los magistrados, el cambio, que provocó “en los menores una serie de efectos adversos”, no fue explicado “clara y detalladamente en su finalidad, así como los riesgos que se podrían generar al consumirlo”.

Lo anterior está consignado en la sentencia 15485, emitida por la Sala IV el 26 de noviembre del 2013, pero cuyo texto completo fue comunicado la semana anterior.

La Sala estimó que, con su decisión, el HNN violentó el derecho al consentimiento informado, sobre todo “por tratarse y estar en juego la vida y salud de personas menores de edad”.

En el por tanto de la resolución se condenó a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) al pago de costas, daños y perjuicios, que serán determinados por un juzgado contencioso-administrativo.

Se pidió a Rodolfo Hernández, director del HNN, su parecer, pero dijo que se referirá al caso hoy tras leer el fallo de los magistrados.

María Teresa Arguedas y Marvin Segura lamentaron que no se les informara sobre el cambio en el medicamento para su hija de 14 años. | JOSÉ RIVERA
María Teresa Arguedas y Marvin Segura lamentaron que no se les informara sobre el cambio en el medicamento para su hija de 14 años. | JOSÉ RIVERA

Historia. De acuerdo con el historial que consta en la sentencia judicial, a seis niños con trasplante de riñón –en diferentes fechas– se les suministraba micofenolato de mofetilo, marca Cell Cept, de la casa farmacéutica Roche. No obstante, a partir de enero del 2011 se les dio el mismo fármaco, pero en una versión genérica de otra empresa.

Ese cambio causó en los menores reacciones secundarias, sobre todo anemia, lo que obligó a internarlos varios días.

La situación de los menores mejoró luego de que se redujo la dosis, pero siguieron con el genérico.

La Asociación Nacional Venciendo Obstáculos en la Vida (Anovi) presentó un recurso de amparo para exigir que a los seis niños se les suministrara de nuevo el producto elaborado por Roche. Al mismo tiempo, alegó que esa variante nunca fue comunicada a los padres de los menores ni estos firmaron ningún consentimiento.

Antes de emitir el fallo, los magistrados consultaron a la doctora tratante Sara Fernández Rojas, a una junta de nefrólogos del HNN y a la Sección de Medicatura Forense del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Los integrantes de la Sala IV informaron de que dieron especial credibilidad a las opiniones de los nefrólogos y la doctora tratante, no así a los médicos forenses pues solo vieron a los niños un día durante una hora. El análisis forense determinó: “El medicamento genérico pone en riesgo el injerto renal e incluso la vida de los pacientes (...), por lo que recomendamos seguir con el tratamiento de la casa farmacéutica Roche”.

Un caso. María Teresa Arguedas Arguedas y Marvin Segura Varela, padres de una menor de 14 años con trasplante, criticaron la medida tomada por el hospital, pues manifestaron: “Se puso en peligro la vida de nuestra hija”.

María Teresa Arguedas dijo que el nuevo medicamento produjo en la niña la caída de pelo y mucho daño psicológico.

“Ella tenía una anemia que no la dejaba prosperar y esos son recuerdos amargos (...), hicieron algo grave con la chiquita, le cambiaron el medicamento sin decirnos: ‘mire, le vamos a cambiar el medicamento y le va a pasar esto y estas consecuencias’. Si ellos lo hacen así, yo me preparo y preparo a mi hija...”, expresó.