Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 5 octubre, 2013

San José (Redacción). La gerente de Logística de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Dinorah Garro Herrera, detenida este viernes como sospechosa de hacer destrozos en un restaurante y amenazar a dependientes, quedó en libertad.

También fueron liberados su esposo, su hijo, una nuera y un amigo, que también habían sido apresados.

Así lo confirmó esta tarde la oficina de prensa del Ministerio Público, a la vez que indicó que esa entidad no solicitó medidas cautelares contra ellos.

“A los detenidos por amenazas se les indagó y se les puso en libertad sin medidas cautelares por gozar de todo tipo de arraigos. Se les advirtió a los abogados y a ellos que de acercarse o perturbar a las víctimas, se les arrestará nuevamente y se solicitarán medidas cautelares”, comunicó la Fiscalía.

La funcionaria fue apresada porque, supuestamente, participó en una disputa en el restaurante Sake, en Lindora de Santa Ana.

De acuerdo con el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), la pelea se relaciona con una supuesta deuda económica que existía entre el hijo de Garro y el dueño del restaurante, de apellido Lizano, luego de que ambos disolvieron una sociedad en la que eran socios del comercio.