Por: Carlos Láscarez S. 26 septiembre, 2013

Las 13 menores que estaban en Casa Maín fueron reubicadas.
Las 13 menores que estaban en Casa Maín fueron reubicadas.

La Fiscalía de San Joaquín de Flores solicitó ayer medidas cautelares contra una monja de apellido Mejía, de 28 años, sospechosa del delito de abuso sexual contra persona menor de edad.

La religiosa fue citada a la Fiscalía, adonde llegó en compañía de su abogado para una indagatoria.

Entre las medidas cautelares solicitadas ante el Juzgado Penal, figuran el no trabajar con menores de edad, mantener domicilio fijo y no ejercer ningún tipo de actividad religiosa (vida comunitaria, vestir el hábito y ejercer algún tipo de ministerio litúrgico).

También destaca el impedimento de salida del país, entregar su pasaporte y mantenerse alejada de ofendidos y testigos.

La monja, quien laboraba en el albergue privado Casa Maín, en Heredia, fue denunciada el 30 de agosto por el Patronato Nacional de la Infancia (PANI). Tras conocer el caso, la Iglesia separó a Mejía de su cargo en la congregación Hijas de María Auxiliadora.

La mujer, conocida como sor Adela, se trasladó entonces a la casa de las Hijas de María Auxiliadora, en Curridabat, pero no podrá vestir el hábito.