Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 29 abril, 2015

La Fiscalía de Heredia pidió la pena máxima de 35 años para los dos acusados de asesinar al coreógrafo José Andrés Murillo Arroyo, el 12 de febrero del 2013.

Este juicio comenzó el lunes 20 de abril en el Tribunal Penal de Heredia. Los imputados son dos primos de apellidos Alfaro Sandí, de 22 y 27 años.

El crimen del bailarín, de 34 años, quedó al descubierto cuando policías hallaron su cuerpo dentro de un vehículo estacionado en Barreal de Heredia, donde viajaban los dos sospechosos.

Otro intento. El 11 de junio del 2014, en un primer juicio, cada uno de los jóvenes fue condenado a 17 años de prisión por el delito de homicidio simple.

Sin embargo, la Fiscalía apeló y, en noviembre de ese mismo año, el Tribunal de Apelación de Goicoechea anuló la sentencia.

Los jueces argumentaron que ese fallo no consideró que el asesinato fue planeado y estimaron que podría tratarse de un homicidio calificado, cuya pena es de hasta 35 años. Por eso ordenaron este nuevo juicio.