Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 30 enero, 2014

Durante una investigación en el 2008 por la compra de chalecos antibalas defectuosos en el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), la Fiscalía no halló que el entonces subdirector y actual director, Francisco Segura, tratara de manipular prueba.

Así lo indicaron ayer el exfiscal general Franciso Dall’Anese y el fiscal del caso, Celso Gamboa, actual viceministro de Seguridad.

Sus manifestaciones surgieron luego de que, el martes, la oficial del OIJ Gabriela Fonseca Vindas afirmara que la acusación en su contra de filtrar información a un periodista del Diario Extra es una represalia por realizar la pesquisa sobre la compra de los chalecos.

Fonseca insistió en que le cobran sus denuncias sobre una compra de chalecos antibalas que no cumplían los requerimientos.
Fonseca insistió en que le cobran sus denuncias sobre una compra de chalecos antibalas que no cumplían los requerimientos.

Fonseca indicó que “altos jerarcas” se vengaban por esa investigación, en la que, según dijo, se recibió información de que Segura había ordenado adulterar una prueba pericial. Ese mismo día, el jerarca del OIJ rechazó haber cometido esa falta y señaló que la Fiscalía nunca lo investigó por ello.

Sobre esto, Gamboa expresó: “Lo que se hizo fue analizar la versión. No hubo prueba para corroborarlo. Todo está en el expediente”.

Discusión. Tanto Dall’Anese como Gamboa señalaron que, en aquel momento, sí hubo una diferencia con jerarcas del OIJ.

“Yo recibí una visita de Celso (Gamboa) molesto porque me dijo que estaban preparando una prueba que no era oficial, con bienes decomisados ”, relató Dall’Anese.

El exfuncionario dijo que eso motivó una reunión con el director del OIJ, Jorge Rojas, Segura y otros funcionarios. “Recuerdo que les dije que, dentro del expediente, el fiscal manda. Fue un momento de mucha tensión y, finalmente, Francisco (Segura) aceptó que él, sin orden de fiscal o juez, había mandado a hacer la prueba”.

Según Dall’Anese, los chalecos se probaron en un polígono privado. “Ordené que esos resultados no se usaran, no nos los informaron y por eso creo que no se puede hablar de manipular prueba”, declaró.

El exjefe del Ministerio Público dijo que ordenó las pruebas con un experto francés, las que demostraron las fallas en los instrumentos.

Por este caso, en el 2012 fueron absueltos dos empresarios y un empleado judicial, pero el fallo se anuló e irá a un nuevo juicio.

Ayer, Segura declinó referirse nuevamente al asunto.

Etiquetado como: