Se trata de dos causas en las que hay, además, otros nueve imputados

Por: Carlos Arguedas C. 9 septiembre, 2013

El expresidente de la República Miguel Ángel Rodríguez afronta desde hoy, a las 8:30 a. m., un nuevo proceso judicial; esta vez por, presuntamente, recibir el pago de sobornos con reaseguros del Instituto Nacional de Seguros (INS).

El expresidente Miguel Ángel Rodríguez y su abogado Rafael Gairaud esperan que estos casos no sean elevados a juicio. | MAYELA LÓPEZ
El expresidente Miguel Ángel Rodríguez y su abogado Rafael Gairaud esperan que estos casos no sean elevados a juicio. | MAYELA LÓPEZ

Se trata de dos causas en las cuales hay otros nueve implicados, quienes son Cristóbal Zawadzki Wojtasiak, expresidente del Instituto Nacional de Seguros (INS), y Álvaro Antonio Acuña Prado, ex jefe de Reaseguros del INS.

También figuran la esposa de Zawadzki, Gilda Montes de Oca; la esposa de Acuña, Roxana Cordero Bogantes, y Rónald Bonilla Rodríguez, exjefe de Seguros del ICE.

Asimismo, comparecen cuatro funcionarios del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE): Porfirio Brenes Quesada, Antonio Corrales Moya, Ramón Lara Molinari y Roberto González Chinchilla.

El Ministerio Público los acusa del delito de peculado, que se da cuando hay sustracción de bienes públicos. El artículo 354 del Código Penal castiga este hecho con pena de prisión de tres a 12 años.

Recuento. Una causa comenzó luego de que se descubrieran aparentes pagos a exfuncionarios estatales por $2,1 millones, realizados por la reaseguradora londinense PWS entre 1998 y el 2002.

La otra tiene que ver con presuntas comisiones y pagos de viajes dados por las empresas corredoras Guy Carpenter y Willis, en el 2001.

Los defensores del expresidente Rodríguez dijeron, en un comunicado de prensa, que están “totalmente convencidos de que en este proceso se probará una vez más la inocencia del exmandatario, como ya sucedió en el caso ICE-Alcatel, porque la acusación en este caso tampoco tiene fundamento probatorio alguno”.

Afirman que la acusación “no da ni un solo elemento para probar dónde, de qué manera o cuándo se dio el supuesto plan delictivo que relacione al expresidente con esos presuntos hechos”.

La audiencia está prevista para que se realice dentro de dos meses. Al final, un juez determinará si las acusaciones van a juicio.