Manuel Serrano y Miguel Ramírez pasaron 10 meses en prisión preventiva.

Por: Gerardo Ruiz R. 11 octubre, 2013

San José

El abogado José Miguel Villalobos confirmó que sus defendidos, Miguel Ramírez y Manuel Serrano, imputados en el caso de la trocha, quedarán en libertad antes de la media noche de este viernes.
El abogado José Miguel Villalobos confirmó que sus defendidos, Miguel Ramírez y Manuel Serrano, imputados en el caso de la trocha, quedarán en libertad antes de la media noche de este viernes.

Manuel Serrano y Miguel Ramírez, imputados en el caso de la trocha fronteriza, fueron puestos en libertad tras diez meses de estar en prisión preventiva.

José Miguel Villalobos, abogado de ambos imputados en el presunto caso de corrupción, informó que la medida cautelar de prisión preventiva vencía este viernes, por lo que pidió a la jueza del Juzgado Penal del Segundo Circuito Judicial de San José, cambiar a medidas alternativas como el impedimento de salida del país, firmar cada 15 días, entregar sus pasaportes y mantener domicilio fijo.

Villalobos comentó que tras una audiencia de ocho horas la jueza que vio el caso decidió avalar el cambio solicitado por la defensa.

El Ministerio Público apeló el cambio de medidas cautelares. Empero, esa decisión quedó sujeta a estudio, por lo que los imputados saldrán en libertad antes de la media noche de este viernes.

Fue la propia presidenta de la República, Laura Chinchilla Miranda, quien denunció presuntos actos de corrupción cometidos durante la construcción de la ruta 186, conocida como la trocha, fronteriza con Nicaragua.

La denuncia la realizó Chinchilla el 3 de mayo del 2012. Un día después solicitó la renuncia a Francisco Jiménez, quien se desempeñaba como ministro de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

Posteriormente el Ministerio Público imputó a varios funcionarios del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), por su presunta responsabilidad en los hechos señalados por la mandataria.

Sobre el avance del caso, José Miguel Villalobos informó que, tras diez meses de investigaciones, puede afirmar que tanto Miguel Ramírez como Manuel Serrano pudieron haber cometido “simples errores administrativos”.

“Ellos no tenían equipos de trabajo, no tenían presupuesto y tramitaban miles de facturas por el proyecto de la trocha. Por lo tanto, la labor de fiscalización era muy difícil”, argumentó el defensor.

“Es lamentable que el Ministerio Público no se percatara de eso y mantuviera a dos personas inocentes diez meses en prisión”, concluyó el jurista.