Acciones policiales estuvieron a cargo de agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Turrialba, del Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) y de la unidad operativa del Ministerio Público

 8 abril, 2014

Una banda dedicada al destace y venta ilegal de carne de res, fue desarticulada esta mañana en seis allanamientos simultáneos en varios sectores de Turrialba.

Las acciones policiales estuvieron a cargo de agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Turrialba, del Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) y de la unidad operativa del Ministerio Público.

Los operativos iniciaron a las 6 a. m. en la carnicería Monterrey, en El Mora; Pollo 2000, en el centro de Turrialba; Súper Aquiares, en Aquires; y en dos viviendas ubicadas en el barrio Los Olivos y Campabadal.

También se allanó lo que sería un matadero ilegal en el sector de Camuza. Ahí las autoridades hallaron varias romanas, cuerdas para amarrar ganado y restos de carne y osamentas de res.

Hasta el momento las autoridades contabilizan cinco detenidos, dentro de los que figuran un hombre de apellido Villalobos, quien sería el distribuidor del matadero.

Las autoridades allanaron lo que sería un matadero ilegal en el sector de Camuza de Turrialba.
Las autoridades allanaron lo que sería un matadero ilegal en el sector de Camuza de Turrialba.

Además se detuvo al dueño de la carnicería Monterrey, de apellido Coto.

Los otros tres detenidos aún no son identificados por las autoridades.

A los sujetos se les sigue el rastro desde varios meses atrás.

En las acciones policiales participaron cinco fiscales, tres jueces, funcionarios de la Defensoría Pública. También hay desplazamiento policial de Fuerza Pública y del OIJ.

Se estima que en el negocio la banda habría movido hasta ¢27 millones provenientes del robo de ganado y la venta ilegal de la carne.

Los detenidos serán trasladados a los Tribunales de San José donde serán indagados.