Abogado lo califica de poco creíble, contradictorio y mentiroso

Por: Carlos Arguedas C. 18 julio

La defensa de los cinco imputados en un caso por intento de homicidio en Limón procura convencer a los jueces para que no le den credibilidad a la declaración del testigo clave.

El argumento lo expuso el abogado Michael Ureña Camacho, durante las conclusiones de un juicio que se realiza en los Tribunales de Goicoechea y en el que figura como acusado Dinier Estrada Jiménez, alias Ojos Bellos.

Dinier Estrada Jiménez, alias Ojos Bellos es vigilado por más de 10 agentes judiciales durante el debate.
Dinier Estrada Jiménez, alias Ojos Bellos es vigilado por más de 10 agentes judiciales durante el debate.

El caso tiene que ver con el ataque contra una vivienda la noche del 29 de junio del 2014, en Pueblo Nuevo de Limón. En el sitio se recogieron 121 casquillos de armas de fuego, así como una granada de fragmentación que no explotó.

Dos supuestos ofendidos en esta causa resultaron ilesos cuando escaparon por una ventana trasera de la propiedad.

Además de Estrada, también aparecen como acusados Kevin Bartley Maxwell, Gary Alexander Casanova León, Jonathan Alexander Green Davis y Roy Alexander Clayton Davis.

El relato de ese testigo se le califica como clave pues fue la persona que identificó a los sospechosos del ataque.

Argumentos

Ureña, quien representa a Bartley, dijo que ese testigo estrella fue uno de los dos ofendidos y vino a dar una declaración poco creíble, contradictoria y mentirosa, puesto que en diversas ocasiones emitió diferentes versiones, siempre a su conveniencia.

El testimonio riñe con la lógica, no es sostenible y choca con las reglas para la valoración de la prueba, alegó.

El jurista señaló que la Fiscalía le brinda total credibilidad al relato de una persona que ha sido acusada en delitos como robo agravado, amenazas e intento de homicidio, además de que ofrece sumas de dinero y extorsiona a los ofendidos para que quiten la denuncias.

Agregó que este debate, que lleva ya siete meses, juzga un hecho que el Ministerio Público califica como gravísimo, pero en el cual nadie resultó herido.

Asimismo, hizo ver de que después de escuchar los testimonios, tampoco hay certeza de que las personas reseñadas como ofendidos estuvieran en la casa donde sucedió el ataque.

Ureña también manifestó que a pesar de la gran cantidad de indicios balísticos recogidos en el sitio del suceso, no hay ninguno que coincida con alguna de las armas decomisadas a alguno de los imputados.

En este juicio también figuraba como imputado José Manuel Kelly Rojas, alias Chitá, pero fue separado del proceso a principios de este año, luego de que su esposa fuera asesinada y sus hijos resultaran heridos en un atentado, ocurrido el 14 de marzo en Matama de Limón.

Su proceso por tentativa de homicidio se seguirá aparte.

Posteriormente Luis Ling Jiménez defensor de Roy Clayton hizo las conclusiones en términos muy similares a Ureña.

Igual cuestionó de que no hubo respaldo de que las víctima estuvieran en la casa baleado.

"Esas personas mintieron a lo largo del proceso. No hay prueba que diga que ellos estuvieran en esa casa (...) no existe participación de los imputados en esta causa", concluyó.