Viernes dictan sentencia por caso de muerte de paciente en el hospital San Juan de Dios

Por: Carlos Arguedas C. 18 diciembre, 2013
La fiscala Laura Hernández dijo que la imputada ‘sabía que inyectar una alta concentración de potasio le iba a causar la muerte a la paciente’. La acompaña el abogado Ricardo Marín Vargas. | ALONSO TENORIO
La fiscala Laura Hernández dijo que la imputada ‘sabía que inyectar una alta concentración de potasio le iba a causar la muerte a la paciente’. La acompaña el abogado Ricardo Marín Vargas. | ALONSO TENORIO

La defensa de una auxiliar de enfermería acusada de matar con una inyección de potasio a una paciente del hospital San Juan de Dios apeló este miércoles a una serie de dudas para pedir la absolutoria de la sospechosa.

El planteamiento lo hizo el abogado Sergio Múnera durante las conclusiones de un juicio que se realiza en los Tribunales de San José.

En este debate figura como acusada la auxiliar de enfermería pensionada, Ángela Barrantes Moreno. A ella se le atribuye el delito de homicidio calificado en perjuicio de la paciente Lilliam Arias Prendas.

La muerte de Arias ocurrió el 7 de agosto del 2012 cuando permanecía en el salón Lara del edificio de medicina del hospital San Juan de Dios.

Durante al audiencia de hoy, Sergio Múnera dijo que durante el debate no se pudo probar de que Barrantes fuera la persona que aplicara la inyección de potasio a la paciente y que ese producto fuera el que le provocara la muerte.

Explicó que la fallecida padecía otras cinco enfermedades que perfectamente le pudieron causar la muerte.

"Lilliam estaba en una fase en la cual podía sufrir un paro cardíaco en cualquier momento", explico Múnera.

Tras terminar el período de conclusiones, la presidenta del Tribunal de Juicio de San José, Ana Patricia Araya anunció que la parte dispositiva de la sentencia será dada el próximo viernes a las 2 p. m.