Tribunal reprochó al acusado por conducir en estado de ebriedad

Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 10 abril, 2014

El operario de construcción Mario Alberto Marín Carmona, de 57 años, fue condenado esta mañana a seis años de prisión por matar a un vendedor de frutas en un atropello ocurrido hace tres años.

La sentencia la dictó el Tribunal Penal de Pavas a las 11 a. m. de este jueves.

La víctima fue el vendedor de frutas Gerardo Elizondo López, de 44 años. El falleció el 21 de marzo del 2011 en Santiago de Puriscal, cuando se encontraba descargando una mercadería y una buseta lo impactó.

El fallo se dictó la mañana de este jueves en Pavas. El constructor sentenciado salió esposado de la sala.
El fallo se dictó la mañana de este jueves en Pavas. El constructor sentenciado salió esposado de la sala.

Según determinaron los jueces, el conductor del microbús conducía en pleno estado de ebriedad.

El Tribunal reprochó al imputado que condujera en ese estado durante el día y en un lugar de mucho tránsito, e incluso de mucho paso de estudiantes hacia el colegio cercano.

Los juzgadores también acogieron un reclamo civil y ordenaron el pago de ¢20 millones por daño moral y ¢71 millones por daño material.

Además, dictaron seis meses de prisión preventiva contra Marín, quien estaba libre a la espera del fallo.

La familia del fallecido y su abogado se mostraron satisfechos con la sentencia.

Carlos Rodríguez, abogado de la familia, afirmó que el Tribunal consideró la violencia con lo que se dio el hecho y le pareció adecuada la pena, pese a que la Fiscalía había solicitado diez años de cárcel.

El Tribunal estuvo integrado por Alicia Salas, Jose Pablo Martínez y Keneth Alvarado, quien presidió.