10 abril, 2015

Ciudad Quesada. Un funcionario del Poder Judicial de San Carlos, de apellido Calderón y de 39 años, fue detenido el miércoles como sospechoso de vender 31 motocicletas decomisadas.

Según el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Calderón es asistente en la Unidad Administrativa de esa sede y fue arrestado en su oficina a raíz de denuncias confidenciales.

Él tenía 18 años de laborar allí y se encargaba de todos los vehículos decomisados en causas penales –que se custodiaban en patios de la Policía de Tránsito–, así como de su venta, para donar los fondos recaudados a instituciones de beneficencia.

La pesquisa se inició porque, según el OIJ, vendió 31 motos y dos cuadraciclos y no entregó el dinero. Su trabajo consistía en revisar si los bienes se desechaban o si se podían aprovechar para repuestos y chatarra.

La Fiscalía señaló que la investigación tomó fuerza cuando Calderón llegó al patio de la delegación en La Fortuna y se llevó los aros de lujo y llantas de un cuadraciclo que estaba a la orden del Tránsito, para ponérselos a un vehículo suyo. El Juzgado Penal de Hacienda le fijó ayer tres meses de prisión preventiva.

Etiquetado como: