Por: Carlos Arguedas C. 29 abril, 2014

Diez oficiales de la Policía Penitenciaria fueron acusados ayer por el Ministerio Público de torturar a cinco reclusos y de provocar la muerte de uno ellos, identificado como Johel Araya Ramírez.

La fiscala Esmeralda Arguedas hizo la imputación ayer en los Tribunales de Alajuela al comenzar el juicio que juzgará los hechos ocurridos en el transcurso del mes de mayo del 2011. Araya fue hallado muerto la mañana del 22 de mayo, producto de esas palizas.

Al precisar los cargos, Arguedas dijo que las golpizas se realizaron a puñetazos, patadas y con la vara policial. Los ataques iniciaron el 11 de mayo, cuando las víctimas protagonizaron un intento de fuga de máxima seguridad del centro penal La Reforma, en Alajuela.

Agregó que pocas horas después de que los reos fueron recapturados, comenzaron las agresiones, al parecer en venganza por la muerte del custodio Francis Morales Fallas, quien resultó herido de bala en medio del fallido escape.

La fiscala detalló que, en ocasiones, los policías esposaban a los cinco presidiarios a barrotes altos para golpearlos. El 22 de mayo, Johel Araya fue hallado muerto producto de esas palizas.

Tribunales de Justicia de Alajuela inició el juicio en contra de 10 custodios de el centro penitenal La Reforma por la muerte de Johel Araya, privado de libertad.
Tribunales de Justicia de Alajuela inició el juicio en contra de 10 custodios de el centro penitenal La Reforma por la muerte de Johel Araya, privado de libertad.

“Por eso se les está acusando de homicidio calificado, abuso de autoridad y tortura”, resaltó la fiscala en referencia a los imputados en este caso, que responden a los apellidos Fallas, Espinoza, Solano, Mora, Salazar, Castillo, Argüello, Azofeifa, Chinchilla y Méndez.

Ayer también compareció como testigo y víctima Juan Carlos Chaves Robles, quien descuenta una condena por homicidio, robo e intento de asesinato. El contó que lo golpearon varias veces y aunque no pudo precisar quién lo hizo, dijo que los custodios tenían el aval de sus jefes para realizar los ataques.

Está previsto que este juicio termine a finales del mes de mayo.