Imputado lloró mientras mamá de la víctima relató último día en que vio a hija

Por: David Delgado C. 18 junio, 2015
María del Carmen Morales, madre de Tatiana Uva, entró en llanto al brindar su testimonio ante el Tribunal Penal de Cartago. | RAFAEL PACHECHO.
María del Carmen Morales, madre de Tatiana Uva, entró en llanto al brindar su testimonio ante el Tribunal Penal de Cartago. | RAFAEL PACHECHO.

Horas después del homicidio de Tatiana Uva Morales, de 21 años, ocurrido la madrugada del 17 de diciembre del 2012, el hermano de su novio se entregó a las autoridades como el supuesto autor del crimen.

Sin embargo, durante el juicio que comenzó este miércoles ante el Tribunal Penal de Cartago, el sospechoso, de apellido González y de 33 años, prefirió guardar silencio.

El Ministerio Público lo acusa de haber violado a la mujer en un cafetal ubicado en Dulce Nombre de La Unión, para luego asfixiarla.

“Una vez que le dio muerte, procedió a apoderarse de los bienes de la ofendida, a quien le sustrajo un lápiz labial, bolso mediano, dos celulares, una cartera pequeña portamonedas, con el documento de identidad, y un delineador. Una vez con los bienes en su poder, el justiciable huyó del lugar con estos dejando en el sitio el cuerpo de la agraviada”, detalló la fiscala Katherine Quirós.

En la audiencia se recibió el testimonio de María del Carmen Morales, madre de la fallecida, quien dijo desconocer cuánto tiempo llevaba su hija de tener una relación con el hermano del acusado.

No obstante, aseguró que su hija continuamente tenía problemas con la pareja porque él tenía varios hijos con otras mujeres y esto generaba discusiones.

Mientras ella daba su testimonio, González no dejaba de llorar.

“El domingo, me dijo que ya venía, que no me preocupara. Yo le di la bendición cuando salió (...) y era la 1 a. m. (del lunes) y ella no llegaba, lo que me preocupó porque nunca llegaba tan tarde. Me fui a hacer un mandado y el abuelo me avisó a la 1:30 p. m. que había aparecido una muchacha muerta (...). Yo tengo que vivir con la idea de que ella ya no existe”, dijo entre lágrimas la mujer.

Gestiones. Kenneth Arce, defensor particular de González, presentó dos gestiones para alegar errores en el proceso, las cuales el Tribunal resolverá en sentencia.

Primero, afirmó que fue vulnerada la cadena de custodia con una ropa hallada dentro de una bolsa en la casa del imputado, la cual tenía sangre de la fallecida. Pero la fiscala Quirós dijo que nunca se cuestionó que la ropa decomisada fuese distinta a la que llegó al laboratorio forense.

Arce también pidió la nulidad de los mensajes de texto de los celulares tanto de la víctima, como del imputado y su novia, a quien, al parecer, él le reveló el crimen. Ante esto, la Fiscalía indicó que todo se realizó con aval del juez.

Etiquetado como: