Imputado pidió perdón a familiares de la víctima en la sala de juicio

Por: Carlos Láscarez S. 26 noviembre, 2014
Dos agentes del OIJ de Cartago custodiaron bajo estrictas medidas de seguridad al sospechoso, apellidado Zúñiga, quien horas antes pidió perdón por el crimen. | JORGE CALDERÓN
Dos agentes del OIJ de Cartago custodiaron bajo estrictas medidas de seguridad al sospechoso, apellidado Zúñiga, quien horas antes pidió perdón por el crimen. | JORGE CALDERÓN

Cartago. Eduardo Zúñiga Olivares, acusado del asesinato de su exnovia Laura Pereira Jiménez, aceptó este martes la culpa de lo que se le atribuye.

La declaración la realizó al iniciarse el juicio en la sala uno, ante los jueces Carlos Sandí, Erick Alvarado y Alberto García, quien presidió.

Zúñiga pido perdón a la familia de la víctima y manifestó estar arrepentido.

Según la fiscala Carolina Martínez, Zúñiga, conocido como Charlie , atacó a Jiménez cuando ella se encontraba en un parque infantil, ubicado en Taras de Cartago.

“Con intención de matarla, Zúñiga le propinó 28 puñaladas en el cuello, el rostro, la cabeza y el abdomen”, dijo Martínez.

De acuerdo con la funcionaria del Ministerio Público, las lesiones en el cuello cobraron la vida de Pereira, de 24 años.

La fiscala también expuso que en el asesinato fue utilizado un cuchillo cuya hoja medía 16 centímetros.

El sospechoso laboraba como guarda en una construcción. En apariencia, citó a la exnovia en el parque con la intención de matarla, según relataron familiares de la joven.

Zúñiga fue capturado por la Fuerza Pública minutos después del crimen en el precario Los Diques, y presentaba heridas de arma blanca en los brazos, que, al parecer, se hizo él mismo, por lo que fue trasladado al hospital Max Peralta, en Cartago.

Víctor Pereira, padre de Laura y oriundo de Uruguay, dijo que solo espera justicia.

“Mi hija era muy casera y estudiosa; una madre muy amorosa con su hija pequeña”, manifestó Pereira, quien entre 1960 y 1970 jugó con el equipo de fútbol de San Ramón de Alajuela, en la Primera División.

La madre de la víctima, Judith Pereira, expresó tener esperanza en una condena alta para el sospechoso, pues el arrepentimiento mostrado ante el tribunal no les va a devolver a su hija.

Familiares de la mujer asesinada asistieron al debate con camisetas blancas que tenían impresa una fotografía de ella.

Zúñiga está acusado del delito de homicidio calificado.