Ministerio Público acusa a 2 hermanos y 5 hombres más por el homicidio y violación

 27 octubre, 2014

Limón. Un año y cinco meses después del crimen del ambientalista Jairo Mora Sandoval, 26 personas darán su testimonio ante el Tribunal de Juicio de Limón.

El debate se inicia hoy, a las 8 a. m., con la acusación que presentará la Fiscalía contra siete imputados, de apellidos Salmón (dos hermanos), Rivas, Martínez, Cubillo, López y Delgado.

El homicidio de Mora ocurrió el 31 de mayo en un alejado y oscuro paraje de Barra Matina, tras ser brutalmente agredido.

Según la Fiscalía, Mora recibió un fuerte garrotazo en la cabeza y, posteriormente, en total estado de indefensión, fue blanco de un desmedido ataque que le causó heridas y contusiones en siete distintas partes del cuerpo.

Jairo Mora fue un indiscutible abanderado de la conservación de las tortugas. En abril del 2013, recorrió la playa Moín. Esa vez, dijo: “Si un guardacostas o un policía dice que nos apoya, está mintiendo”. | ARCHIVO / ALBERT MARÍN.
Jairo Mora fue un indiscutible abanderado de la conservación de las tortugas. En abril del 2013, recorrió la playa Moín. Esa vez, dijo: “Si un guardacostas o un policía dice que nos apoya, está mintiendo”. | ARCHIVO / ALBERT MARÍN.

Luego, fue amarrado al vehículo de uno de los sospechosos y arrastrado a lo largo de un tramo de la playa, lo que le provocó una asfixia por sofocación.

La autopsia reveló rastros de arena en la boca, nariz, vía respiratoria superior, esófago y en el estómago.

Su lucha. Mora, de 26 años, fue un indiscutible abanderado de la conservación de las tortugas, en especial la baula, y la vida silvestre en general. Laboró para el Refugio de Vida Silvestre Ecotur y la organización Wide Cast.

La Policía reveló que el fatal desenlace ocurrió después de que Mora y las cuatro jóvenes que lo acompañaban esa noche en un recorrido para apreciar el desove de las tortugas, fueron emboscados y privados de su libertad por los sospechosos.

Los agresores escondieron al joven y a las mujeres dentro del vehículo en el que habían llegado y los llevaron hasta un segundo sitio a siete kilómetros.

Ahí, en una casa de madera abandonada, ubicada frente a línea férrea, terminaron de despojarlos de los bienes y atacaron sexualmente a las mujeres.

A Jairo Mora lo asesinaron porque conocía a sus atacantes y podría identificarlos, ya que ellos habían intentado emprender un proyecto conservacionista en virtud de que eran reconocidos “hueveros” del sector.

La hermana del imputado Delgado también fue detenida, pero se le excluyó de este juicio porque se sometió a una suspensión del procedimiento a prueba. Según el fiscal José Alexánder Mora, su identidad saldrá a la luz en el debate, pero no se le juzgará en la causa.

Los imputados afrontarán otra causa por una privación de libertad contra un matrimonio ocurrida 13 días antes del homicidio en la misma zona.

Etiquetado como: