Por: Katherine Chaves R. 17 noviembre, 2015

Dos personas fueron sentenciadas a ser monitoreadas desde su casa por medios tecnológicos sin necesidad de ir a prisión, pero, hasta este lunes, seguían sin tener su brazalete.

Los acusados viven en San José y Pérez Zeledón, según el Ministerio de Justicia. Pese a que se intentó conocer cuál delito cometieron, no fue posible.

Los sentenciados están bajo el Programa de Atención en Comunidad, de Adaptación Social. La manera de controlarlos es, por ejemplo, por medio de llamadas telefónicas o visitas.

“Les damos un seguimiento real; no están sin control”, aseguró Marco Feoli, viceministro de Justicia.

Ese Ministerio comunicó que podrían existir más sentencias que impliquen el uso de brazaletes, ya que hasta sus oficinas solo llegan casos que están en firme y no los que están siendo apelados.