Llamas devoraron más de 1.440 metros cuadrados de una importadora de artículos y parte de un supermercado

 17 junio, 2015
Al ver la dimensión del incendio los vecinos ayudaron al dueño del súper a salvar parte de la mercadería y equipo.
Al ver la dimensión del incendio los vecinos ayudaron al dueño del súper a salvar parte de la mercadería y equipo.

Un incendio que se desató a las 12:40 p. m. de este miércoles en la bodega de Importaciones El Faraón, en Muelle de San Carlos, dejó pérdidas por ¢1.500 millones al consumir más de 1.440 metros cuadrados.

El siniestro comenzó en la bodega de ese local que queda unos 23 kilómetros al norte de Ciudad Quesada y es propiedad de Saúl Acuña, quien dijo que no tiene póliza.

Luego las llamas se extendieron a la parte trasera del súper El Muelle, propiedad de Carlos Solís. Allí se salvó casi la totalidad de la construcción porque los vecinos ayudaron a sacar mercadería mientras llegaban los bomberos. Solís dice que perdió aproximadamente ¢15 millones.

Al momento de surgir el incendio 15 de los 40 trabajadores almorzaban. Ellos afirmaron que no oyeron ninguna explosión, pero percibieron el olor a humo y, casi de inmediato, vieron las enormes llamas que en pocos minutos acabaron con la mayor parte de la construcción de perling y cemento, construida hace doce años.

La mercadería que estaba en la bodega de Importaciones El Faraón quedó reducida a cenizas.
La mercadería que estaba en la bodega de Importaciones El Faraón quedó reducida a cenizas.

La emergencia la atendieron unos 15 bomberos de Ciudad Quesada y Pital. Según Wagner Rodríguez, jefe regional de Bomberos en la zona norte, en 10 minutos lograron parar el avance de las llamas.

De esa forma, se salvaron varias construcciones aledañas que no sufrieron consecuencias.

No hubo peronas lesionadas ni afectadas por el humo.

Según Rodríguez, las causas serán investigadas por el departamento de Ingeniería de Bomberos, pero cabe la posibilidad de que el origen estuviera en un corto circuito.

Los bomberos se surtieron de hidrante que les daba 500 galones de agua por minuto y colocaron mangueras a lo largo de 200 metros.

Los trabajadores de la bodega están muy consternados por la dimensión del incendio y temen por su futuro laboral.