Por: Carlos Láscarez S. 8 diciembre, 2012
 Los daños a los teléfonos eran causados en las noches. | ARCHIVO LN
Los daños a los teléfonos eran causados en las noches. | ARCHIVO LN

El Juzgado Penal de Goicoechea dictó ayer tres meses de prisión preventiva contra un hombre de apellido Vargas, quien fue arrestado el jueves como sospechoso de sustraer al menos ¢3 millones de los teléfonos públicos, en San José.

El hombre, de 34 años, fue detenido por agentes de la sección de Robos y Hurtos del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), durante un allanamiento efectuado a su casa, en Zapote.

De acuerdo con la investigación del OIJ, Vargas violentaba los teléfonos con una pieza metálica y destornilladores, y luego sacaba la carga de las alcancías.

Para ello fingía que conversaba, cuando en realidad lo que hacía era planear cómo abrir el aparato.

El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) estimó en unos ¢38 millones los daños que provocó Vargas en más de 200 teléfonos públicos. Contra el hombre, quien intentó escapar por el techo de su casa al notar la presencia del OIJ, existen 30 denuncias.

Entre lo decomisado por las autoridades, figuran varias herramientas, las cuales fueron presentadas ante la Fiscalía con el hombre, quien ya descuenta prisión.