Por: David Delgado C., Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 1 febrero, 2013

El funcionario del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) detenido por presunto cobro de dádivas para exonerar de impuestos una propiedad de un grupo narco, había solicitado que lo trasladaran de unidad.

El contador labora en la Unidad de Administración Tributaria y alegó que ahí sentía mucha presión en el trabajo, según indicó ayer Mayra Díaz, gerente general del IMAS.

“Estaba muy descompensado. Él había conversado conmigo porque quería traslado para otra unidad. Me había dicho que sentía mucha presión en el trabajo, había sufrido un derrame. Conversó conmigo en diciembre del año pasado”, manifestó la funcionaria.

Díaz agregó que, precisamente, ayer Brenes se encontraba incapacitado por problemas de salud.

“Me enteré de que él estuvo muy mal y lo atendieron la psicóloga y la médica institucional. La médica lo incapacitó por el día de hoy (ayer para los lectores) y ayer (miércoles) lo había remitido a Psiquiatría del Hospital Calderón Guardia”, agregó la gerente.

Díaz detalló que el contador trabaja desde hace 10 años en el IMAS y que su trabajo consiste en hacer estudios de moteles que estén morosos con el pago de impuestos, regulado por la Ley N.° 8343. “Hay que hacer estudios, visitarlos, revisar si está funcionando o no el motel. Los inspectores van y buscan arreglos de pago”, agregó la jerarca.

Díaz manifestó que en la entidad se desconocen los detalles de lo que la Fiscalía achaca al funcionario.

“Pero la institución tiene una posición de colaborar. Estamos preparados para proceder según corresponda administrativamente. No podemos consentir ningún acto irregular”, declaró la gerente.

Etiquetado como: