Llamada anónima permitió a la Fuerza Pública llegar al sitio de encuentro a las 7:10 p. m. de este viernes

Por: Carlos Láscarez S., Hugo Solano 11 diciembre, 2015
La Fuerza Pública elaboró un acta de lo sucedido, notificó al PANI porque iban algunos menores, decomisó la droga y frustró el viaje
La Fuerza Pública elaboró un acta de lo sucedido, notificó al PANI porque iban algunos menores, decomisó la droga y frustró el viaje

Una llamada anónima permitió a la Policía detener un autobús que salió de Curridabat con 66 jóvenes hacia Alajuela. Dentro de la unidad de transporte la Policía halló marihuana, pastillas de éxtasis y licor.

Rodrigo Alfaro Padilla, jefe de la Fuerza Pública de Montes de Oca, dijo que a las 7:10 p. m. recibieron la alerta de que en el bus iban menores ingiriendo licor.

Al detener la unidad se constató que iban 52 varones, la mitad de ellos menores de edad. También viajaban 14 mujeres, entre ellas 13 menores y una mayor.

Alfaro dijo que por medio del sistema 9-1-1 les alertaron del caso. El bus fue inspeccionado con perros de la unidad canina y se hallaron 10 dosis de marihuana y dos pastillas de éxtasis, así como vodka, ron, cervezas y otras bebidas alcohólicas.

Los ocupantes de la unidad son de colegios de Alajuelita y alrededores, expresó el jefe policial.

El grupo se dirigía hacia unas fincas en Turrúcares y La Garita de Alajuela.

Además de bebidas alcohólicas, la Policía encontró drogas ilícitas.
Además de bebidas alcohólicas, la Policía encontró drogas ilícitas.

La Fuerza Pública pidió refuerzos policiales, a la vez que coordinaba con el Patronato Nacional de la Infancia (PANI), para seguir el protocolo de llamar a los padres de 39 menores que iban en el bus y notificarles de lo ocurrido.

A los mayores de edad se les pidió la cédula y después de la investigación se les volvería a dejar libres, dijo Alfaro.

En cuanto al chofer, la Policía dijo que alegó ser contratado para el transporte y únicamente le dijeron que debía llevar a los jóvenes de Curridabat a Alajuela.

En esta época del año muchos grupos de colegiales organizan fiestas de fin de curso lectivo al margen de las autoridades de los centros educativos y, ocasionalmente, la Policía encuentra que llevan drogas ilícitas.