Hasta junio anterior se habían decomisado 855 armas

Por: Hugo Solano 26 julio, 2015

Un total de ocho armas de fuego fueron decomisadas por la Fuerza Pública en las últimas horas a peatones y sujetos a bordo de vehículos. Las armas son enviadas al arsenal y luego de un proceso se destruyen.

Se trata de pistolas y revólveres que a menudo llevan sujetos con antecedentes por diversos delitos, entre ellos robos agravados, asaltos a mano armada y resistencia a la autoridad.

En el centro de San José, cerca del bar Chelles, oficiales que vigilaban la zona detuvieron para revisión a un sujeto de apellido Granados, quien portaba un revólver calibre 38 y un cargador para ametralladora con 12 balas.

Estos dos revólveres fueron ubicados en Curridabat. Los delincuentes a menudo tiran las armas al notar la presencia policial.
Estos dos revólveres fueron ubicados en Curridabat. Los delincuentes a menudo tiran las armas al notar la presencia policial.

Según un boletín de prensa del Ministerio de Seguridad, Granados aparece reseñado por robo agravado y faltas a la autoridades. No cuenta con permiso para la portación de armas de fuego y fue remitido de inmediato a la Fiscalía de Flagrancia.

El revólver que llevaba registra denuncia de robo desde del 2013. Es propiedad de una empresa de seguridad privada.

En Curridabat, la Fuerza Pública localizó en la calle dos revólveres, uno calibre 38 y otro calibre 32, con varios proyectiles. Al parecer, fueron lanzados por sujetos que observaron la patrulla policial que se les acercaba.

En otro cumplimiento policial, esta vez frente al centro comercial El Pueblo, en Guadalupe, oficiales de la Fuerza Pública que patrullaban en esa zona interceptaron un vehículo conducido por un sujeto de apellido Mora.

Al revisar el auto, encontraron una pistola calibre 9 milímetros, marca Glock y otra pistola marca Sig Sauwer, así como 22 balas con sus respectivos cargadores.

La Fuerza Pública también se incautó de armas en el centro de San José y barrios de sur de la capital.

Hasta junio anterior, se habían decomisado 855 armas, de ellas, 371 pistolas de diversos calibres, la mayoría 9 m.m. y 313 revólveres. También 34 escopetas y 68 armas hechizas.