Por: Carlos Arguedas C. 26 mayo, 2012
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

La familia de Nathalie Villalobos Rodríguez tenía preparado para hoy el té de canastilla pues solo le faltaba un mes para que naciera su primera hija.

Alejandra Azofeifa, una tía de la fallecida, dijo que la familia estaba muy contenta pues era la primera nieta y durante el embarazo no tuvo complicaciones.

Agregó que tras el accidente quedaron muy afectados, sobre todo porque en el percance también perdió la vida Ángelo Villalobos, hermano de Nathalie.

Esta familia habita en Alto el Carmen de Dulce Nombre de La Unión, comunidad donde ayer todos lamentaban lo sucedido.

Francisco Hernández Ramírez, otra persona amiga de la familia, dijo que su esposa estaba muy consternada porque ya había comprado un pequeño regalo para llevar hoy al té de canastilla. “Bueno, es parte de la vida. Uno puede planear cosas, pero no sabe lo que sucederá mañana”.

Otras repercusiones. En la Escuela Moisés Coto Fernández, de Dulce Nombre, la muerte de los hermanos Villalobos también tuvo repercusiones pues, aunque las clases se iniciaron como de costumbre, a las 7 a. m., se suspendieron a las 10 a. m. cuando los padres llegaron y se llevaron a los niños.

“Unos entraron nerviosos; otros sí venían llorando. Aquí se les trató de calmar, pero los padres vinieron y firmaron para llevárselos antes de que terminara la jornada”, dijo Adriana Sánchez, asistente de la dirección.

En la escuela tenían preparado ayer realizar las elecciones estudiantiles, las cuales fueron suspendidas. Las autoridades escolares dijeron que el lunes darían tratamiento psicológico a los alumnos de la escuela.