Grupos que los protegen conocieron más de 2.000 casos el año pasado

Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 21 abril, 2012
Pantalla completa Reproducir
1 de 4

Lola arrastra sus patitas traseras y logra llegar hasta donde su cuidadora. Rocío le cambia el pañal desechable y la coloca en una silla de ruedas, para que camine por el patio con más facilidad.

Hace más de un año que las extremidades inferiores de la perrita french poodle están inmóviles. Uno de sus antiguos dueños la atropelló y desde entonces la familia no quiso cuidar de ella.

Su caso es uno de los más graves que ha recibido la Asociación de Defensa Animal (ADA), presidida por Rocío Rodríguez.

Desde hace unos meses, esa organización también se hizo cargo de Bruno, un orejón blanquinegro que fue violado en junio del año pasado, en Coronado, al parecer, por un indigente.

Aunque se trata de casos de extrema crueldad, los caninos y otros animales quedan indefensos ante esos abusos. La ley actual no contempla penas duras para quienes ocasionen o permitan esos daños.

El intento más reciente de reforma a la legislación es una propuesta presentada por la diputada Rita Chaves, del Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE). El proyecto se presentó en noviembre anterior ante la Asamblea Legislativa.

Precisamente, mañana, a la 1 p. m., diferentes grupos pro defensa de los animales se concentrarán en la plaza de la Democracia, en San José, para pedir a los diputados aprobar sanciones fuertes.

Débil sanción. Actualmente, el Código Penal solo establece de cinco a 30 días multa a quien maltrate animales.

Mientras tanto, la Ley de Bienestar de los Animales se enfoca en sancionar a quienes propicien las peleas entre estos o los utilicen indebidamente para experimentos. Las personas que cometan esas faltas deben pagar cuatro salarios mínimos mensuales.

El texto, con expediente 18.298, busca incorporar en el Código Penal un castigo de uno a seis años de prisión a quien “intencionalmente” cause la muerte con dolor y sufrimiento a los animales. También, a quien los hiera o torture.

“Lo que se busca es tener sanciones leves realmente efectivas, y en caso de extrema crueldad, tipificarlo como delito”, explicó Chaves.

Solo el año anterior, las organizaciones de protección a animales reportaron 2.003 denuncias.

Una de las más recientes fue el del gatito Kokín, que murió luego de que un menor de 16 años le disparó solo por diversión. Ese caso ocurrió en Puntarenas.

”Lo que no entiende la gente es que en el maltrato animal están las raíces del maltrato a los seres humanos”, recalcó Chaves.

En busca de hogar. En su propia casa, en Heredia, Rocío Rodríguez cuida de 11 perros agredidos.

Entre ellos está Sebastián, quien sobrevivió a ocho balazos y un machetazo.

El trabajo de la ADA consiste en buscar hogares que quieran adoptar a los caninos y a otros animales. Para ello, la organización divulga información en redes sociales y también realiza actividades como ferias de adopciones.

Etiquetado como: