Por: Carlos Arguedas C. 22 septiembre, 2012
 La falla Ángel produjo el 8 de enero de 2009 un sismo de 6,2 grados y la muerte de 30 personas. | ARCHIVO LN
La falla Ángel produjo el 8 de enero de 2009 un sismo de 6,2 grados y la muerte de 30 personas. | ARCHIVO LN

Medir la extensión y delimitar el ancho de una falla tectónica, es un proceso muy lento y costoso, de acuerdo con especialistas.

En el país se estima que hay cerca de 150 fallas sísmicas identificadas y localizadas, pero no todas están activas y estudiadas.

Hasta hace poco se comunicó de que se cuenta con información detallada sobre 28 fallas que en los últimos años causaron sismos. Del resto es poca la información.

Wilfredo Rojas, geólogo de la Red Sismológica Nacional (RSN), dijo que recientemente el Gobierno de Panamá gastó $80.000 en estudiar la falla Pedro Miguel; esto, debido a los trabajos de ampliación del canal de Panamá.

“Para desarrollar un proyecto como ese, se requiere de un análisis profundo de la sismicidad para que las obras no corran peligro”, puntualizó el experto.

Rojas comentó que recientemente trascendió una pugna por la construcción del nuevo hospital de Cartago, que se pretende levantar en una finca por donde pasa la falla Agua Caliente.

Explicó que lo recomendable ahí, antes de diseñar e iniciar la construcción, es hacer un estudio con excavaciones y trincheras, que ayuden a definir el ancho de la falla y la zona de afectación.

“Es necesario definir por donde va la traza de la falla, cuál es la zona de afectación para descartar esa parte y dedicarla a zonas de parqueo o áreas verdes”, dijo

Rojas agregó que para excavar, se debe hacer en verano, y para presentar los resultaron, se necesitan tres meses.