Por: Carlos Arguedas C. 2 mayo, 2013

Un conglomerado variopinto de más de 30 organizaciones participó en la marcha de este 1.° de mayo, que fue tan concurrida como diversa en sus peticiones.

Cada una llevaba sus propias consignas. Había demandas contra la corrupción e incluso pancartas que pedían a la prensa no ridiculizar a Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.

Aunque los grupos constantemente recordaron que se celebraban 100 años de la primera manifestación de trabajadores, marcharon en forma dispersa.

Por un lado, la columna que partió frente a la estación del Pacífico, en el sur capitalino; por otro, el contingente que salió del parque frente a La Merced, mientras el parque Central albergó a miembros de otras organizaciones.

Todos desfilaron por la avenida segunda, pero cada quien defendiendo su trinchera y gritando consignas al mismo tiempo.

Esa división se hizo más evidente cuando se aproximaron al edificio de la Asamblea Legislativa pues solo se reunieron frente a los portones del edificio el grupo del Foro de Occidente y la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE).

Entre tanto, a la plaza de la Democracia llegaron la Asociación de Empleados Públicos (ANEP), sindicatos de la Caja y la juventud del partido Frente Amplio.

La diversidad fue evidente.