Por: Eillyn Jiménez B. 6 febrero, 2016
La expulsión de ceniza alcanzó al menos 500 metros de altura, reportó Ovsicori.
La expulsión de ceniza alcanzó al menos 500 metros de altura, reportó Ovsicori.

El Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori) registró una nueva erupción en el volcán Turrialba este sábado.

El evento se presentó a la 1:55 p. m. y provocó la caída de ceniza en lugares aledaños al coloso.

Las fuertes ráfagas de viento que han persistido a lo largo del día, podrían propiciar la caída de ceniza a otras regiones. Según el Instituto Meteorológico Nacional (IMN) se registran velocidades de hasta 80 kilómetros por hora.

María Martínez, del Ovsicori, informó de que la actividad tardó cerca de 15 minutos y generó una pluma de unos 500 metros de altura sobre el cráter oeste.

"La emisión moderada de cenizas continua en forma intermitente", expresó la experta a través de su cuenta de Facebook.

Según los especialistas, hasta diciembre, el cráter del volcán Turrialba se hizo 30 metros más profundo, a raíz de la actividad eruptiva que hay desde octubre del 2014.

El Turrialba, coloso que algunos creían que estaba dormido, dio signos de cambio poco antes del 2005, con enjambres sísmicos y la expansión de las fumarolas.

Sin embargo, fue hasta enero del 2010 cuando se abrieron varias bocas e hizo erupción, la primera en 144 años, pues la última había sido en 1866.

A pesar de la actividad volcánica, el próximo martes 9 de febrero, las clases en centros educativos cercanos al volcán, arrancarán con normalidad.