1 noviembre, 2015

El volcán Turrialba se mantuvo activo este sábado con cuatro erupciones, dos entre 8:30 a. m. y 9 a. m., otra a la 1:07 p. m. y la útima a las 2:25 p. m.

Tras el tercer evento, el coloso generó una columna de ceniza de 1.000 metros de altura.

Mauricio Mora, de la Red Sismológica Nacional (RSN), comentó que la altitud alcanzada es producto de la cantidad de energía liberada.

Horas después de las erupciones, cayó ceniza en Tres Ríos, Zapote, Desamparados, Alajuelita, Escazú, Rancho Redondo, Tibás, y parte de Moravia.

“Esta es la (erupción) más grande desde que (el volcán) reinició actividad esta última semana, pero puede esperarse que se generen más grandes”, respondió por su parte el Observatorio Sismológico y Vulcanológico Nacional (Ovsicori) a una consulta escrita en su perfil de Facebook.

Flujos piroclásticos. En medio de esta actividad eruptiva se detectaron dos pequeños flujos piroclásticos: una mezcla de gases, ceniza y fragmentos de roca.

“El flujo piroclástico se dirige hacia el cráter central y la parte superior de la pared sur del cráter activo. Además, se observaron algunos bloques proyectados balísticamente que cayeron hacia la pared norte del cráter activo”, manifestó Mora, de la RSN.

Sin relación. Esta actividad del volcán Turrialba no tuvo nexo con varios sismos registrados la mañana del sábado, indicó el Ovsicori. El más fuerte fue de 4,7 grados a las 9:10 a. m.

Aunque estos días la actividad del Turrialba ha aumentado, Floribeth Vega, del Ovsicori, afirmó que no hay porqué alarmarse.