Propuesta sería analizada en setiembre por grupo interdisciplinario

Por: Eillyn Jiménez B. 4 agosto

El Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac) trabaja en una propuesta para reactivar las visitas al Parque Nacional Volcán Poás de manera controlada.

Así lo manifestó Rafael Gutiérrez, director regional del Área de Conservación Cordillera Volcánica Central (ACCVC), quien añadió que la propuesta será discutida con un grupo interindisciplinario en setiembre.

Aquí participan miembros de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), la Red Sismológica Nacional (RSN), el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori) y el Sinac, quienes se reúnen de manera trimestral para conocer los informes técnicos sobre la actividad del coloso.

El 1.° de agosto el volcán registró una emanación de ceniza de tono rojizo.
El 1.° de agosto el volcán registró una emanación de ceniza de tono rojizo.

"Estamos montando un esquema de una posible apertura con condiciones diferentes, en el sentido de no permitir la llegada de todos los turistas hasta el cráter, sino hacerlo en grupos definidos con ciertas condiciones. Estamos trabajando en unos protocolos que vamos a discutir con los entes técnicos", explicó Gutiérrez.

El funcionario no dio detalles de cuándo se podrían activar las visitas (si es que así ocurre), cuántas personas ingresarían simultáneamente al área protegida y cuáles sectores continuarían cerrados, debido a que todavía trabajan en los detalles.

El pasado 2 de agosto, el volcán cumplió dos meses sin presentar actividad explosiva, aunque la emanación de ceniza y la desgasificación es constante.

Sin embargo, los vulcanólogos se mantienen vigilantes, debido a que en cualquier momento el Poás podría registrar un nuevo evento explosivo.

"No hemos tenido nueva incorporación de magma, no hemos visto cambios importantes que indiquen que haya nuevo magma subiendo y que incremente la actividad eruptiva, de momento el volcán se ha mantenido prácticamente de manera estacionaria desde el 2 de junio", explicó el experto de la RSN, Mauricio Mora.

El cierre del Parque Nacional Volcán Poás, en abril pasado, provocó una seria crisis económica en la zona, porque decayó la actividad turística y decenas de negocios asociados reportaron pérdidas o cerraron.
Disminución en actividad sísmica

La actividad sísmica también registra una disminución, esto a pesar de los enjambres que se han presentado en las faldas del volcán entre mayo y julio.

"Todavía no está muy claro si están asociados (los sismos) con un ascenso magmático o con la actividad normal de los fallamientos que cruzan los volcanes. Siempre hay una tendencia a asociarlos, pero estamos investigando y prueba de ello es que prácticamente ocurrieron los enjambres y no hubo cambios en el volcán de momento", aseguró Mora.

Además, el vulcanólogo dijo que en junio fue posible observar proyección de bloques incandescentes, así como una fuerte incandescencia.

La actividad del Poás se intensificó durante la Semana Santa anterior. Incluso, desde el 13 de abril, el Parque Nacional está cerrado.

Ese Viernes Santo (14 de abril) hubo expulsión de rocas y cenizas y la pluma superó los tres kilómetros de altura. Esta fue la erupción más importante de este coloso en los últimos 64 años.

Los eventos de esos días provocaron que el domo desapareciera. Esa estructura elevada (tipo colina), dividía la laguna del playón, dentro del cráter.

Casi una semana después, el volcán mantuvo una erupción por más de 35 horas, la cual estuvo acompañada por un incremento en la amplitud del tremor volcánico.

A su vez, se registró la emisión de material sólido y la explosividad aumentó paulatinamente.

Por otra parte, Mora detalló que el lago que se ubicaba en el cráter del volcán Poás desapareció, por lo que ahora lo que se tienen son puntos de emisión fumarólicos.

"En un punto están ocurriendo las emananciones de ceniza, en otro emisión de material volcánico que es de color amarillento y que constantemente emite una pluma amarilla rica en azufre, mientras que en algunos puntos hay fumarolas más pequeñas en las periferias del fondo de lo que era el lago", finalizó.

El cierre del Parque Nacional Volcán Poás provocó una seria crisis económica en la zona, porque decayó la actividad turística y decenas de negocios asociados reportaron pérdidas o cerraron.