Dueño se salvó tras retirarse a esperar a que pasara la tormenta

 3 julio, 2013

Dos vacas lecheras, valoradas en casi millón y medio de colones, fueron fulminadas por un rayo.

El hecho se produjo en la finca de Ángel Oporta, este martes a eso de las 4:30 p. m., en la comunidad de Quebradón, siete kilómetros al norte del centro del cantón de Upala, Alajuela.

Gerardo Oporta, dueño de los animales, dijo que estaba dentro de la casa, esperando a que pasara un fuerte aguacero con rayería. De repente se escuchó un estruendo y pudo observar la descarga que cayó en un árbol de manzana, a 50 metros de la casa.

De inmediato salió a ver qué había pasado y observó las dos vacas tiradas, ambas sin vida.

La descarga resultó letal para el ganado.
La descarga resultó letal para el ganado.

"Es muy lamentable perder los dos animales, pero gracias a Dios no fueron vidas humanas ", dijo Oporta.

Agregó que por razones naturales cuando hay rayería los animales buscan un árbol para escampar.

Aseguró que debajo del manzano solo estaban dos vacas. Según el finquero, la descarga fue tan fuerte que si hubiera otras reses también habrían fallecido de golpe.

Dijo que las vacas tienen que ser enterradas, ya que la carne no puede ser utilizada por el tipo de muerte que tuvieron.

Etiquetado como: