Por: Carlos Láscarez S. 14 noviembre, 2014
Los destrozos en el techo fueron cuantiosos. | ENRIQUE HERNÁNDEZ
Los destrozos en el techo fueron cuantiosos. | ENRIQUE HERNÁNDEZ

Una piedra de casi dos kilos y 25 centímetros de largo, expulsada por el volcán Turrialba el pasado 29 de octubre, dañó la caseta de cobro más próxima al coloso, confirmó ayer el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori).

Eliécer Duarte, vulcanólogo del Ovsicori, manifestó que el hallazgo se dio el miércoles pasado durante un trabajo de campo.

“El material expulsado avanzó 800 metros desde la fuente de emisión hacia el sur-sureste en una zona cerrada, llegando a la cima”, precisó Duarte.

Agregó que dicha casetilla permanece cerrada desde el 2010 y que, como consecuencia del impacto, se dañó el techo, que está hecho de un material especial.

Entre 3:40 a. m. y 4:45 a. m. de ayer, el Turrialba registró una fuerte emanación de ceniza, que afectó el poblado de Capellades y el sector suroeste del volcán, donde están las zonas agrícolas.

“Es una condición completamente normal, ya que ahora tenemos un volcán de conducto abierto. Hay que tomar precauciones de largo plazo e ir pensando en la época seca”, aseveró Duarte.

Etiquetado como: