Podría tener implicaciones para la salud humana, animal y en el agro

Por: Hugo Solano 8 noviembre, 2014
Los efectos de la ceniza en los pobladores de zonas afectadas podrían dañar su salud, según afirmó hoy el Ovsocori. Juan Pablo Leandro, cargaba brócoli el viernes pasado en su camión.
Los efectos de la ceniza en los pobladores de zonas afectadas podrían dañar su salud, según afirmó hoy el Ovsocori. Juan Pablo Leandro, cargaba brócoli el viernes pasado en su camión.

Expertos del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de la Universidad Nacional (Ovsicori), informaron este sábado que las cenizas recolectadas recientemente en la cima del volcán Turrialba, tienen un grado de acidez alta que puede provocar daños a la salud humana, animal y a cultivos.

El análisis de las muestras se realizó en el laboratorio de Geoquímica Volcánica del Ovsicori para determinar el pH, es decir cuán ácida es la ceniza.

El resultado fue de un pH = 3.3, lo que significa que estas cenizas son extremadamente ácidas.

Esa acidez tiene implicaciones que podrían afectar la salud de personas bajo la influencia de la ceniza.

De igual manera, la ceniza en ríos y lagos cercanos impide la reproducción de peces e impacta sensiblemente al ganado, dice el informe.

La preocupación de los científicos incluye la pureza del agua potable.

Natael Loría lavó ayer la ceniza que le cayó a uno de los caballos en la lechería de la familia Montero, en La Central de Turrialba. Este peón es uno de los 10 que se mantienen en ese poblado, a 6 km del cráter. | CRISTIAN ARAYA
Natael Loría lavó ayer la ceniza que le cayó a uno de los caballos en la lechería de la familia Montero, en La Central de Turrialba. Este peón es uno de los 10 que se mantienen en ese poblado, a 6 km del cráter. | CRISTIAN ARAYA

La ministra de Salud, María Elena López, acompañó el viernes al presidente de la República en una visita a la zona afectada y dijo que hasta ahora los productos agrícolas cosechados en la zonas aledañas al volcán Turrialba, no tienen ningún tipo de contaminación y se pueden consumir sin ninguna preocupación.

De igual manera afirmó que hasta la fecha no se tienen reportes de afectación de personas, ya sea por problemas respiratorios ni de piel, en las zonas de Turrialba, Alvarado y Cartago.

Quizá una de las razones por las que la ceniza no ha afectado tanto hasta ahora, se debe a que las lluvias han prevalecido y eso lava los productos y ayuda al ganado.

José Antonio Madriz, presidente de Cámara Nacional de Ganaderos de Turrialba, dijo ese día que por ahora no han tenido muchos problemas. "Si esto continúa las vacas no podrían salir a pastorear y nos veremos obligados a comprar forrajes", comentó.

Sismicidad tiene a la baja. Luego del incremento sustancial en la actividad sísmica observado entre el 29 de octubre -día del evento inicial- y el 1.° de noviembre del 2014, se registra en los últimos días una disminución general en la misma.

En paralelo a la menor sismicidad, los científicos afirman que la emanación de cenizas bajó considerablemente, pero los gases que provocan la lluvia ácida siguen saliendo del cráter.