10 abril

Un niño de siete años falleció ahogado la tarde de este lunes, luego de que siguió a otros dos menores que arreaban ganado hacia una finca, situada al otro lado del río Barranca, en Puntarenas.

El hecho ocurrió a la 1:15 p. m. detrás del quebrador El Roble y el caserío Boulevar del Sol, confirmó la Cruz Roja y la Fuerza Pública.

Oficiales de la Fuerza Pública custodiaron el cuerpo del niño, ante la mirada de amigos y familiares.
Oficiales de la Fuerza Pública custodiaron el cuerpo del niño, ante la mirada de amigos y familiares.

Según Rónald Mora, vecino del niño, este solía salir con otros amigos de su edad a jugar cerca del río, por lo que luego de bañarse decidió acompañar a otros dos menores para cruzar ganado.

Sin embargo, el ahora fallecido no sabía nadar y la zona por donde pasaron era muy profunda.

"Varios niños se fueron a bañar al río y en eso pasaron otros menores que arreaban un ganado al otro lado. Todos cruzaron, pero él se quedó a medio camino, en una isleta. Luego la marea subió y eso hizo que se tirara al agua por un lugar hondo. Es una tragedia lo ocurrido", manifestó con angustia Mora.

La alerta ingresó a la Cruz Roja de Barranca, por lo que cuatro socorristas se desplazaron al sitio para la búsqueda; no obstante, fue una vecina, que participaba en el recorrido, quien encontró el cadáver.

"Una vez que el cuerpo fue localizado fue colocado en una zona segura para entregarlo a las autoridades. Hacemos un llamado para que los padres no descuiden a los menores. Tienen que estar muy pendientes de ellos y precaución sobre donde ingresan", dijo Jocksan Naranjo, de la Cruz Roja de Barranca.

El cuerpo del niño fue levantado por agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Puntarenas a las 5:30 p. m.

Etiquetado como: