La trasladaron estable a la Unidad de Quemados del Hospital San Juan de Dios

Por: Hugo Solano 10 septiembre
La parte del patio de la casa, muestra los daños causados por la onda expansiva al detonarse un ambiente cargado con gas LP.
La parte del patio de la casa, muestra los daños causados por la onda expansiva al detonarse un ambiente cargado con gas LP.

Activar una secadora de ropa que funciona con gas, dejó a una mujer de 44 años con quemaduras en la mitad de su cuerpo y destruyó la casa en que vivía en barrio Bolívar, distrito de Piedades norte de San Ramón, Alajuela, la mañana de este domingo.

De acuerdo con Warner Rodríguez, jefe de batallón de Bomberos, la alerta de explosión la recibieron a las 6:15 a. m. y cuando la primera unidad llegó al sitio, a las 6:25 a. m., confirmó la destrucción casi total de una vivienda, mientras la mujer presentaba quemaduras de segundo grado.

En el cuarto de la casa estaba el esposo de Guzmán, quien salió ileso, pese a que la deflagración arrancó el ventanal con el marco.
En el cuarto de la casa estaba el esposo de Guzmán, quien salió ileso, pese a que la deflagración arrancó el ventanal con el marco.

La explosión se habría originado cuando la mujer, identificada como Eunice Guzmán Moya, activó una secadora de ropa en el cuarto de pilas.

La secadora funciona con gas licuado y, aparentemente, la llave del gas no había quedado bien cerrada durante la noche y quedó una fuga, por lo que al activar el botón de la secadora surgió la chispa que hizo contacto con el gas en el ambiente y sobrevino la explosión que destrozó paredes de concreto, cielorraso, ventanales y otras partes de la vivienda.

Guzmán, quien es administradora de empresas, sufrió el impacto de la onda expansiva y de la flama que surgió al momento de la detonación.

La mujer fue trasladada por cruzrojistas de San Ramón al hospital local con quemaduras en las manos, las piernas, la cara y otras partes del cuerpo.

Las paredes de concreto de la casa quedaron fisuradas por el impacto de la onda expansiva.
Las paredes de concreto de la casa quedaron fisuradas por el impacto de la onda expansiva.

Berny Sandoval, bombero que ayudó en las labores de rescate, dijo que la paciente iba orientada, conciente y estable.

Una vez que la estabilizaron en el Hospital Carlos Luis Valverde, de San Ramón, la remitieron a la Unidad de Quemados del Hospital San Juan de Dios, en San José.

El jefe de batallón de Bomberos, dijo que al parecer la fuga de gas estuvo durante toda la noche. Cuando ella se levantó no se percató del problema porque posiblemente su olfato, con el pasar de las horas, se acostumbró al olor del gas en la casa.

En la vivienda, que está unos seis kilómetros al noroeste del centro de San Ramón, también estaba el esposo de la mujer, pero no resultó afectado por la onda expansiva, ya que se encontraba en un cuarto a varios metros del cuarto de pilas.

De los 70 metros cuadrados de la casa, calapsaron 60 metros cuadrados, según el informe de Bomberos.

En esta parte de la casa el cielo raso desapareció del todo.
En esta parte de la casa el cielo raso desapareció del todo.

Información actualizada a las3 p. m.