El Ovsicori informó de caída de cenizas en Alajuela, Grecia y Zarcero este sábado

Por: Eillyn Jiménez B. 2 junio

El lago que se ubicaba en el cráter del volcán Poás prácticamente desapareció debido a la intensa actividad que mantiene el coloso desde abril de este año.

En la actualidad solo queda un espejo de agua en el sector norte, según explicó Mauricio Mora, vulcanólogo de la Red Sismológica Nacional (RSN).

El experto mencionó que la cantidad de calor producida por el material magmático y la salida de ceniza y gases en el lugar hicieron que poco a poco el agua disminuyera.

"Ahora no hay efecto de contención de gases, estos salen directo a la atmósfera, pero es algo que ya ocurre en el volcán Turrialba, por ejemplo. Algo interesante es que no hay gran cantidad de agua que pueda interactuar con el cuerpo magmático, lo cual hace que no ocurran explosiones altas", manifestó Mora.

Por otra parte, en la parte central del cráter hay bastantes fumarolas, por lo que la desgasificación es más notable.

Ceniza alcanzó un 500 metros de altura

El viernes el Poás tuvo una erupción cuyo primer registro de la RSN fue a la 1 p. m.; sin embargo, los expertos desconocen si la actividad arrancó antes, debido a que las cámaras no estuvieron activas hasta esa hora.

Según el Observatorio Sismológico y Vulcanológico de Costa Rica (Ovsicori) el volcán tenía cinco días con tremor casi las 24 horas, hasta que llegó la erupción el viernes con emisiones débiles de ceniza y cerca del mediodía la erupción se intensificó y se mantuvo toda la noche e incluso en la mañana del sábado.

En la noche se observó a través de las cámaras mucha incandescencia acompañada por salida de trozos de roca a gran velocidad o balísticos que cayeron cerca del cráter.

Además del resplandor incandescente registrado la noche del viernes, se observó la salida de balísticos que cayeron cerca del cráter.
Además del resplandor incandescente registrado la noche del viernes, se observó la salida de balísticos que cayeron cerca del cráter.

Este sábado la altura de la ceniza varió entre los 300 y 500 metros sobre el cráter y la dirección de los vientos estuvo entre el suroeste al noroeste.

El Ovsicori informó de caída de cenizas en Alajuela, Grecia y Zarcero. Al secarse el lago, la ceniza sale sin filtros y el viento la tira hacia poblados cercanos.

Desde el inicio de la erupción, la señal sísmica presenta sismos pequeños relacionados con la actividad propia del volcán.

"La columna es muy profusa, copiosa e importante, pero la señal sísmica es baja", expresó Mora.

Actividad significativa

Durante Semana Santa la actividad del volcán se intensificó. Incluso, desde el 13 de abril, el Parque Nacional está cerrado.

Además, el Viernes Santo (14 de abril) hubo expulsión de rocas y cenizas y la pluma superó los tres kilómetros de altura. Esta fue la erupción más importante de ese coloso en los últimos 64 años.

La actividad de esos días provocó que el domo desapareciera.

Esa estructura elevada (tipo colina), dividía la laguna del playón, dentro del cráter.

Casi una semana después, el Poás mantuvo una erupción por más de 35 horas, la cual estuvo acompañada por un incremento en la amplitud del tremor volcánico.

A su vez, se registró la emisión de material sólido y la explosividad aumentó paulatinamente.

Información actualizada el sábado 3 de junio por el periodista Hugo Solano con datos del Ovsicori y la RSN

Etiquetado como: