Un fenómeno similar ocurrió hace 18 años, dicen especialistas

Por: Carlos Arguedas C. 30 septiembre, 2015
En Boca Zacate de Sierpe de Osa, todavía a las 8 a. m. permanecía el agua en los alrededores de las casas. En este lugar, según vecinos, el agua creció más de un metro. | ALFONSO QUESADA
En Boca Zacate de Sierpe de Osa, todavía a las 8 a. m. permanecía el agua en los alrededores de las casas. En este lugar, según vecinos, el agua creció más de un metro. | ALFONSO QUESADA

Puntarenas y Osa. Una inusual marea alta anegó, este martes, al menos 220 viviendas en los cantones de Puntarenas, Osa y Golfito, provocando que las familias perdieran alimentos y algunos electrodomésticos.

La emergencia se presentó a las 3:05 a. m., en toda la costa del Pacífico, comentó Omar Lizano, del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (Cimar) de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Este hecho fue atribuido a que la Luna, en su órbita elíptica, está en el lugar más cercano a la Tierra y eso provoca que las mareas sean más elevadas. Según el Cimar, una situación similar ocurrió hace 18 años, también cuando el país estaba bajo la influencia de El Niño.

Lizano advirtió de que de acuerdo a los pronósticos, hoy miércoles en la madrugada (3:52 a. m.) podría repetirse la marea alta. Se informó de que la de este martes alcanzó 3,12 metros de alto, mientras que la de hoy sería de 3,30 metros de alto.

Consecuencias. Rafael Rodríguez, alcalde de Puntarenas, dijo este martes que luego de una evaluación se determinó que 150 casas resultaron afectadas por el ingreso del agua.

“Esa gente perdió los comestibles, enseres del hogar (...). Los sitios donde hubo afectados fueron El Carmen, el Basurero, el Cocal, Fray Casiano y San Luis. En el área del mercado hubo comercios que se les metió el agua”, explicó Rodríguez.

Agregó que evalúan trabajos para mitigar los efectos de las mareas, pero advirtió de que estas emergencias se vuelven cada vez más frecuentes.

Alberto Cole, alcalde de Osa, expresó que las perjudicadas fueron 70 familias en Boca Guarumal, Boca Zacate y Boca Nueva, en el distrito de Sierpe.

Agregó que en Guarumal, que ellos denominan como una isla (tiene el mar por un lado y el río Sierpe por el otro), fue anegada totalmente, incluyendo la escuela. “El agua cruzó en ambos sentidos (...). El lío ahí es que los pozos de agua se inundaron. Esa gente (unas 100 personas) se quedaron sin agua potable”, relató Cole.

El alcalde expresó que durante la emergencia algunas familias salieron en botes a sitios más seguros. “Estamos tomando medidas para mañana (hoy en la madrugada). La idea es estar preparados, por si vuelve a llenar”, manifestó Alberto Cole.