Cruzrojistas, policías y voluntarios rastrean el Tárcoles desde las 6 a. m.

Por: Carlos Arguedas C. 30 abril, 2014

San José (Redacción). Cerca de 15 personas buscan sin resultados positivos desde las 6 a. m. de hoy martes en las aguas del río Tárcoles, entre el puente en la carretera Costanera y la desembocadura del río en el océano Pacífico, a un hombre que ayer martes cuando se metió al agua para bañarse fue mordido por un cocodrilo.

El personal que está compuesto por socorristas de la Cruz Roja de Jacó, oficiales de la Fuerza Pública, de la Policía Turística y voluntarios, realizan el rastreo a pie por la orilla del cauce y utilizando lanchas.

El desaparecido es un peón de construcción solo identificado como de unos 30 años y de nacionalidad nicaragüense.

Este hombre laboraba con una empresa que está construyendo la nueva Clínica de Parrita, Puntarenas, pero por presuntamente, ausentarse en forma reiterada del trabajo fue despedido este martes en la mañana, junto con otro compañero, identificado como Víctor Brenes Martínez.

Precisamente, Brenes contó a La Nación que luego de que los cesaron, ambos estuvieron ingiriendo licor y a las 2 p.m. abordaron un autobús en Parrita para dirigirse a San José.

El personal de socorro instaló un puesto de mando en Playa Azul, en Garabito, cerca de la desembocadura del Tárcoles.
El personal de socorro instaló un puesto de mando en Playa Azul, en Garabito, cerca de la desembocadura del Tárcoles.

Según el testigo, durante el viaje venían tomando cerveza lo que provocó la molestia de los pasajeros, razón por la cual el chofer paró en el puente del Tárcoles y le pidió a los oficiales de la Policía Turística que estaban en el lugar que los bajaran del bus, pues no tenían un comportamiento adecuado.

Víctor Brenes agregó que ellos siguieron ingiriendo licor y a las 4:30 p.m. su amigo, a quien conoció el lunes anterior, le dijo que se iba a bañar al río.

Agregó que bajó por un trillo, se quitó la ropa y se metió en calzoncillo al agua.

Brenes dijo que segundo después de que su amigo tocó el agua, uno de los cocodrilos, lo mordió y se lo llevó. “No lo volví a ver más” dijo.

Agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) que se presentaron el martes, revisaron las pertenencias de Omar, pero no encontraron ninguna identificación.

Brenes dijo que ambos se dirigían hacia el cantón de Desamparados.