Vecinos culpan a pescadores de prender fuego para matar serpientes

 9 abril, 2015

Los Chiles. Un incendio provocado, pues tenía varios frentes, consumió cerca de 200 hectáreas de repastos y yolillo, en un área protegida en Medio Queso de Los Chiles, Alajuela.

El fuego, que comenzó el martes a las 7 p. m., alcanzó el mayor desarrollo ayer en la mañana, gracias al fuerte viento y al calor imperante en la zona fronteriza con Nicaragua.

Las llamas se comenzaron a controlar cerca del mediodía, cuando intervinieron bomberos forestales del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae), del Cuerpo de Bomberos y voluntarios de la región. Para aplacar el fuego, unos lanzaron agua con bombas de espalda y otros con ganchos.

Daniel Jiménez González, un ganadero quien ayer debió sacar 350 reses por el riesgo de que los animales resultaran afectados, atribuyó el incendio a los pescadores ilegales, pues, en esta época, sacan especies protegidas del río Medio Queso. “Hay muchas serpientes terciopelo y ellos prenden fuego a las orillas del río para ahuyentarlas”, explicó.

Unas 350 cabezas de ganado fueron sacadas del área de riesgo, mientras bomberos apagaban pequeños focos de fuego. | CARLOS HERNÁNDEZ
Unas 350 cabezas de ganado fueron sacadas del área de riesgo, mientras bomberos apagaban pequeños focos de fuego. | CARLOS HERNÁNDEZ

Otros vecinos, como Rafael Palacios Membreño, coincidió con la hipótesis de Jiménez y contó que antes habían hecho rondas para evitar los incendios. En esta ocasión, agregó, el fuego apareció en varios sectores.

Por la acción del viento, el humo del incendio forestal afectó el centro de Los Chiles, donde decenas de personas sufrieron problemas respiratorios.

Otros tres frentes. Paralelamente, el Minae comunicó que ayer se trabajaba para apagar otros tres incendios forestales. Uno es en el Parque Nacional Diriá, en Santa Cruz de Guanacaste. Allí, el fuego, que empezó el lunes, lleva destruidas 250 hectáreas.

Hay otro en Sabana Oka, territorio indígena en Buenos Aires de Puntarenas. Este empezó el sábado anterior y ha consumido 400 hectáreas.

Un tercer caso se atiende en el Parque Nacional Carara, en Garabito. Ese comenzó el martes, confirmó el Minae.