Paso por la ruta 32, hacia Limón, fue reabierto ayer, tras cuatro días cerrado

Por: Carlos Láscarez S. 1 julio, 2015

Matina. El presidente Luis Guillermo Solís decretó ayer estado de emergencia en ocho cantones del litoral del Caribe debido a los cuantiosos daños causados por intensas lluvias en los últimos días.

Los cantones que se verán beneficiados con la declaratoria son Limón, Talamanca, Matina, Pococí, Siquirres, Guácimo, Sarapiquí y Turrialba.

La declaratoria de emergencia incluye acciones para rehabilitar, reconstruir y levantar viviendas, infraestructura, agricultura y todos los servicios públicos dañados por el paso del sistema de baja presión por esa parte del país.

En la primera etapa de apoyo se invirtieron ¢186 millones.

El mandato presidencial permitirá la ejecución de un crédito especial para emergencias por $30 millones (unos ¢16.000 millones) con el Banco Mundial, el cual puede usarse para atender cualquier tipo de daño.

Luego de la declaratoria, las instituciones están obligadas a coordinar con la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), que elaborará un plan para ejecutarlo en dos meses.

Ruta 32 reabierta. Ayer a las 8:30 a. m. fue reabierto el paso por la carretera que comunica San José con Limón, luego de que un deslizamiento ocasionado por las fuertes lluvias bloqueara la vía.

Las cuadrillas retiraron 4.000 metros cúbicos de material que cayeron el viernes a la altura del kilómetro 29.

El Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) informó de que la reparación de 36 rutas dañadas por el temporal que azota el Caribe y la zona norte exigirá una inversión cercana a los ¢7.200 millones. Otras rutas afectadas son las que comunican a Puerto Viejo y Horquetas de Sarapiquí, en Heredia, y el tramo a Caño Blanco-Siquirres, Limón.

Durante el fin de semana, 150 ríos se desbordaron, lo que afectó 11 puentes, siete diques y tres carreteras. Las inundaciones destruyeron bananales, infraestructura y canales en Cuatro Millas de Matina.

Autoridades educativas dijeron que en las escuelas B-Line y Líder Línea-B, en Matina, hubo daños sobre todo en pupitres, sillas y material didáctico.