Temen que con entrada del invierno el mar la pueda cubrir

 30 abril, 2014
Los vecinos afirman que los oleajes de los últimos días han impactado las casas.
Los vecinos afirman que los oleajes de los últimos días han impactado las casas.

Los fuertes oleajes que han azotado en los últimos meses al Pacífico sur causaron una emergencia en la isla Boca Guarumal ubicada al suroeste del cantón de Osa.

Según Sixto Jiménez, un vecino que tiene ocho años de vivir en la isla, desde hace varios días los fuertes oleajes se ha venido metiendo al territorio insular y ayer martes por la tarde el agua marina la atravesó por el centro haciendo una especie de zanja.

Eso causó la destrucción parcial de una Iglesia cuatro casas y la escuela del lugar que sufrió daños pues el fuerte oleaje. El nivel del agua dentro de la isla alcanzó más de 60 centímetros de altura.

En la isla que mide unos tres kilómetros cuadrados, aproximadamente, viven unas doce familias que suman cerca de 65 personas. Está ubicada en la bahia de Coronado, a unos 40 minutos en lancha desde Sierpe.

Las casas se llenaron de arena y en las paredes quedó la marca del oleaje.
Las casas se llenaron de arena y en las paredes quedó la marca del oleaje.

Sixto Jiménez, de 43 años, dijo que tienen temor de que la isla sea tapada por el mar completamente pues los fuertes oleajes se han metido por lo menos unos 80 metros adentro de la isla. "Según nos han dicho, el fuerte oleaje va continuar, por lo que estamos muy asustados", dijo el lugareño.

Ahora la isla está partida en dos y hay casas aisladas. Los niños no fueron a la escuela este miércoles pues sufrió daños y algunas familias están incomunicadas, acotó.

Alexander Zúñiga, del comité municipal de emergencia, indicó que ya tienen conocimiento de esta emergencia y estarán visitando el lugar para determinar medidas tomar.

El oceanógrafo de la Universidad Nacional, Alejandro Gutiérrrez dijo que la semana pasada hubo oleajes muy fuertes en el Pacífico sur; sin embargo, no tenía informes sobre el impacto destructivo.

Recordó que el el 2012 hubo oleajes extraordinarios en Caldera que resultaron muy perjudiciales para los pobladores y comerciantes, muchos de los cuales tuvieron que dejar sus propiedades.

Afirmó que se pondrá en contacto con las autoridades de Guardacostas y de la Comisión Nacional de Emergencia para informarse mejor de los efectos en esa isla ya que un oleaje extrarordinario podría causar daños como los descritos.