Por: Carlos Arguedas C. 15 octubre, 2014

Aunque el acceso al Parque Nacional Volcán Poás fue reabierto ayer a los visitantes, solo se les permitirá estar 20 minutos en el sector del mirador del cráter principal.

La disposición, que es temporal, se adoptó luego de que el lunes, a las 8:58 a. m., se produjera una fuerte erupción de lodo y gases conocida como freática, que obligó a que los guardaparques evacuaran a los 10 turistas que en ese momento se encontraban en el parque.

El Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) comunicó que la restricción se mantendrá mientras vulcanólogos entregan un informe sobre la situación del volcán y las posibles consecuencias de los cambios que está experimentando el coloso en las últimas semanas.

El lago de agua caliente del Poás mostró ayer una enorme cantidad de azufre flotando en la superficie. | GINO GONZÁLEZ PARA LN
El lago de agua caliente del Poás mostró ayer una enorme cantidad de azufre flotando en la superficie. | GINO GONZÁLEZ PARA LN

Precisamente ayer, vulcanólogos de la Red Sismológica Nacional (RSN) realizaron nuevas mediciones y notaron que el lago de agua caliente otra vez tiene una temperatura de 45 °C. El lunes después de la erupción, había bajado a 39 °C.

Según contó el vulcanólogo Gino González Ilama, ayer los sorprendió la cantidad de azufre que flotaba en el lago.

“Parece que durante la noche del lunes a amanecer martes, hubo otras erupciones freáticas, donde salió mucho azufre. Lo que no sabemos es la cantidad de azufre que queda abajo”, añadió.