Por: Hugo Solano 3 noviembre, 2016
Al mediodía de este jueves seguían las erupciones fuertes pero el viento era débil en la cima, como se observa en esta foto desde San Antonio de Santa Cruz. Foto Elieth Romero
Al mediodía de este jueves seguían las erupciones fuertes pero el viento era débil en la cima, como se observa en esta foto desde San Antonio de Santa Cruz. Foto Elieth Romero

El Observatorio Sismológico y Vulcanológico de Costa Rica (Ovsicori) registró a las 6:35 a. m. de este jueves una erupción en el volcán Turrialba con una columna que se elevó a 1.500 metros desde el cráter.

Durante el resto de la mañana, el coloso ha realizado otras emanaciones fuertes, con columnas entre los 800 y 1.000 metros, las cuales superan las erupciones débiles de días atrás.

Javier Pacheco, vulcanólogo de Ovsicori, indicó que varias zonas cercanas al volcán son las que han tenido mayor caída de ceniza, pero también han tenido reportes de Curridabat, Heredia y hasta Zarcero.

El viento débil y algunas lluvias propias de la época atenúan el impacto de la ceniza. Al mediodía el viento soplaba hacia el sur, pero a menos de seis kilómetros por hora, razón por la cual el material queda mayoritariamente cerca del coloso.

En la localidad de San Antonio de Santa Cruz, Turrialba, esta mañana los carros y plantas amanecieron cubiertos por ceniza, pero este jueves la dirección del viento varió, y no ha caído más materlial volcánico en esa zona.

El viento ha dispersado los materiales hacia todos los lados del volcán debido a los cambios constantes de la dirección, informó la página de la Comisión Nacional de Emergencias.

Así lucía esta señalización la mañana de este jueves, en uno de los caminos que conducen al Parque Nacional Volcán Turrialba.
Así lucía esta señalización la mañana de este jueves, en uno de los caminos que conducen al Parque Nacional Volcán Turrialba.

Regiones como La Central, Guarumos, San Gerardo de Irazú, Pacayas, Oreamuno y alrededores han tenido caída de ceniza.

Blas Sánchez, geólogo de la CNE, informó de que durante la noche se observó emisión de gases y rocas calientes lanzadas hacia lo interno del cráter (balísticos).

Los anillos de seguridad siguen activos y se prohibe el ingreso de personas a un radio de cinco kilómetros desde el cráter.

Ana Fonseca, vecina de Rancho Redondo de Goicoechea, indicó que en los últimos días las lluvias les han permitido lavar de manera natural la ceniza y eso les favorece porque el ganado puede comer el pasto, pero les preocupa la cercanía de la época seca.

Fonseca informó de que la mañana de este jueves estuvo cayendo ceniza de forma intermitente.

Añadió que varios cultivos de fresas y flores en esa región se han visto muy afectados por la caída de ceniza y han tenido pérdidas en las cosechas.