Minae y negocios esperaban 1.800 vistantes al día en Semana Santa

Por: Katherine Chaves R., Hugo Solano 16 abril
El Volcán Poás registró su erupción más importante de los últimos 64 años a las 7:57 a. m. del viernes, cuando la pluma superó los tres kilómetros de altura. | ALONSO TENORIO
El Volcán Poás registró su erupción más importante de los últimos 64 años a las 7:57 a. m. del viernes, cuando la pluma superó los tres kilómetros de altura. | ALONSO TENORIO

Es Semana Santa y se esperaba que cerca de 1.800 personas visitaran al día el Parque Nacional Volcán Poás, pero la realidad es otra: los senderos están vacíos y el mirador también.

Esa situación no se da porque los turistas eviten ir, sino porque el coloso despertó el miércoles por la noche y, desde ese momento, ha hecho erupciones de rocas y cenizas. La más importante que ha hecho en los últimos 64 años ocurrió a las 7:57 a. m. del viernes, cuando la pluma superó los tres kilómetros de altura.

Ese comportamiento obligó a las autoridades a cerrar el parque desde el jueves y hasta nuevo aviso, lo que hace tambalear el turismo de la región.

Pluma del volcán Poas vista desde el Hospital México, en La Uruca (San José).
Pluma del volcán Poas vista desde el Hospital México, en La Uruca (San José).

Este parque nacional es el más visitado de Costa Rica, según detalló Redy Conejo, administrador del Poás. Solo en el 2016, recibió a 406.000 turistas, de los cuales el 49% eran extranjeros y, el 51%, nacionales.

Mientras que, durante este año, han tenido picos de visitación. El 19 de marzo, por ejemplo, llegaron 4.000 turistas.

Para poder ingresar al parque, los foráneos deben pagar $15 (¢8.500), mientras que los costarricenses cancelan ¢1.000.

“A todos nos afecta la parte económica, pero la vida humana es invaluable y nosotros estamos primero para garantizar la seguridad de las personas y, después, trataremos de ver hasta dónde podemos llegar. Pero la prioridad, ahora, es el público.

Vista del volcán Poás desde Poasito a las 10 a. m. del viernes 14 de abril.
Vista del volcán Poás desde Poasito a las 10 a. m. del viernes 14 de abril.

”Es muy bonito venir a Poás, pero es un área donde hay un volcán activo y es peligroso”, puntualizó Conejo.

El administrador prevé que hoy se defina cuándo reabrirá sus puertas. “No vamos a abrir el lunes, vamos a valorar la información técnica a ver si podemos aplicar horarios distintos o algunas regulaciones. Estamos valorándolo el domingo para emitir un comunicado oficial”.

Por su parte, Raúl Mora, vulcanólogo de la Universidad de Costa Rica (UCR), indicó que lo recomendable es no reabrir el parque porque las erupciones continuarán por más tiempo.

Guardaparques realizaron una inspección en los alrededores del volcán Poás.
Guardaparques realizaron una inspección en los alrededores del volcán Poás.

“No es recomendable que esté abierto hasta que la actividad sísmica indique que entró a una verdadera calma. La naturaleza es impredecible y me gustaría que el volcán se calmara, pero los datos indican lo contrario. El volcán entró en un momento de mayor actividad y tenemos que esperar más erupciones”.

De momento, la Comisión Nacional de Emergencia (CNE) mantiene alerta verde para siete cantones: Poás, Valverde Vega, Alajuela, Zarcero, Grecia, San Carlos y Río Cuarto.

Sin vender. La afectación que genera el cierre de ese parque va más allá.

Para aprovechar la gran cantidad de turistas que llegan, los vecinos han ido colocando más restaurantes y más ventas de fresas a la orilla de la calle que conduce al coloso. Sin embargo, en un recorrido hecho ayer por La Nación , se constató que los negocios también se vieron afectados.

Por ejemplo, la Policía realizó un retén en Poasito para prohibir el paso a los turistas que intentaban llegar al parque.

Bloques lanzados desde el volcán Poás
Bloques lanzados desde el volcán Poás

Con ese operativo, cinco restaurantes y dos ventas de fresas quedaron inaccesibles para los visitantes. Los dueños de los locales tuvieron que cerrarlos y perder mercadería, según aseguró Luz María Orozco, vicepresidenta de la Asociación de Desarrollo de Poasito.

“Ellos están muy preocupados porque invirtieron mucho dinero en prepararse para la llegada de los vacacionistas y, vea, se quedaron sin recuperar ese dinero”, insistió Orozco, al tiempo en el que mencionó que, pese a todo, los comerciantes entienden que se trata de una situación fuera de sus manos.

Otros locales (que están antes del retén) corrieron con más suerte. Mayela Céspedes, dueña de Comidas Típicas Doña Mayela, comentó que no ha tenido que cerrar su restaurante.

Fractura en el domo del volcán Poás.
Fractura en el domo del volcán Poás.

“Esto es de todos los años, siempre se manifiesta el volcán, pero aquí esta todo normal y no hemos cerrado ni un solo día esta Semana Santa”, indicó.

Pese a ello, apuntó que teme que, en los próximos días, baje aún más la afluencia turística.

“Si no abren el paso al volcán es una preocupación, porque los primeros seis meses del año son lo que constituyen para nosotros un aguinaldo que usamos para vivir todo el año, porque luego vienen épocas de ventas más malas”, lamentó.

Lea más sobre este tema:

Etiquetado como: