Por: Carlos Arguedas C. 20 septiembre, 2014

Un cúmulo de fallas en la instalación eléctrica facilitó el incendio que el miércoles acabó con la vida de la niña Katherine Fabiola Segura Monestel, de 7 años, en Corralillo de Cartago.

Así lo detalló Alex Solís Delgado, especialista en electricidad del Cuerpo de Bomberos, tras analizar los hallazgos encontrados por los investigadores de incendios en la vivienda destruida.

Agregó que entre las deficiencias estaban que la casa no contaba con un interruptor o breaker donde estaba el medidor. El interruptor, explicó, corta el servicio en caso de una sobrecarga de energía externa o un sobrecalentamiento interno.

Agregó que dentro de la casa se halló una cuchilla, cuyo uso es prohibido por el Código Eléctrico. Además, la instalación interna tenía conexiones de cables viejos (más de 30 años de vida) con nuevos, lo cual no es permitido.

Solís dijo que encontraron cable derretido detrás de la refrigeradora, una señal de que hubo un cortocircuito. Agregó que eso generó la chispa provocadora del incendio.

Mientras que Patricio Solís Solís, subgerente de Coopesantos, negó que se conectara el servicio a esa vivienda sin que contara con un breaker colocado después del medidor. “Cuando se hizo la conexión, la instalación cumplió con todos los requerimientos técnicos”, explicó el funcionario.