9 diciembre, 2016
La unidad de bomberos más cercana está a 80 kilómetros, por lo que las unidades tardaron una hora y 11 minutos en llegar.
La unidad de bomberos más cercana está a 80 kilómetros, por lo que las unidades tardaron una hora y 11 minutos en llegar.

Un incendio que comenzó a las 10:25 a. m. de este vienes en la comunidad de Moravia de Cutris, 80 kilómetros al norte de Ciudad Quesada, destruyó el dormitorio de la maestra, una bodega y parte del comedor escolar de la escuela de esa localidad.

Cuando se inició el fuego no habían clases y no estaba la educadora del plantel educativo.

Según Adolfo Zúñiga, presidente de la junta de educación, los testigos dijeron que el fuego empezó en el dormitorio de la maestra. De inmediato comenzó la lucha de los vecinos para evitar que las llamas se extendieran a las aulas, lo cual lograron.

En esa comunidad sancarleña no hay acueducto, por lo que los lugareños emplearon agua de pozos artesanales. Con ollas y baldes aplacaron el fuego e impidieron su avance.

Los vecinos acudieron a ollas y baldes para aplcar las llamas y evitar que las cuatro aulas se quemaran.
Los vecinos acudieron a ollas y baldes para aplcar las llamas y evitar que las cuatro aulas se quemaran.

Además del cuarto de la maestra, que era de 50 metros cuadrados, las llamas dañaron parcialmente el comedor escolar y arrasaron con una bodega de 70 metros cuadrados, donde se guardaban documentos de la escuela, un edificio con de 50 años.

En la acción de rociar agua con ollas participaron varias madres de familia, que estaban muy acongojadas diciendo que si no salvaban las aulas, sus hijos se quedaban sin escuela. Este año la matricula fue de 70 alumnos.

El cuarto de la maestra estaba separado de las aulas por un pasadizo, donde los vecinos frenaron el fuego.

Walter Arce, pulpero del barrio, fue el primero que vio salir humo de la casa de la maestra y dio la alerta a los vecinos y al sistema 9-1-1.

El bombero Douglas Chacón, de la estación de Ciudad Quesada, precisó que el siniestro acabó con dos estructuras y dañó una pared de 36 metros cuadrados en el comedor.

Los ventanales del comedor escolar se quebraron debido al calor.

Los bomberos estiman que 156 metros cuadrados quedaron inservibles, pero resaltan la lucha de los vecinos por salvar las cuatro aulas que quedaron intactas.

Los bomberos recibieron la alerta a las 10:25 a. m. pero, como la escuela está a 80 kilómetros, las dos unidades llegaron al sitio a las 11:36 a. m. a ayudar en las labores de escombreo, pues el fuego ya estaba controlado.

Lo que se quemó es propiedad de la comunidad y el Ministerio de Educación.

El año pasado la junta escolar había remodelado la casa de la maestra, en la que este viernes se quemó la refrigeradora, la cama y documentación de archivos, entre otras cosas.

Muchos documentos de la bodega y del cuarto de la maestra quedaron reducidos a cenizas.
Muchos documentos de la bodega y del cuarto de la maestra quedaron reducidos a cenizas.

En el incendio no hubo daños personales que lamentar.

Personal de Ingeniería de Bomberos se desplazará al sito para tratar de determinar qué originó el fuego.

Según Denis Vargas, vicepresidente de junta de educación, no contaban con ninguna póliza.

Etiquetado como: