8 abril, 2015

Ciudad Quesada. Vecinos de los barrios Gamonales, San Miguel, Brisas del Sur y Lourdes de Ciudad Quesada fueron sorprendidos ayer en la mañana por la ceniza que lanzó el volcán Turrialba, a las 2:05 a. m.

Los residuos arrojados por el coloso viajaron 88 kilómetros hasta caer en techos de carros, corredores de casas y penetrar en supermercados, donde personal pasó buena parte de la mañana eliminando el polvo de los mostradores.

Los pobladores también dijeron que se percibió un fuerte olor a azufre.

“Creí que eran residuos de cemento, pero luego una vecina me comentó que ese mismo tipo de polvo tenía inundado el parabrisas de su carro y que se trataba de ceniza del Turrialba”, dijo Karla Esquivel, una estudiante universitaria.

La joven agregó que el tema de la ceniza corrió por todo el barrio en pocos minutos.

“Los vecinos de mayor edad recordaron inmediatamente las erupciones del Arenal en 1968, y no faltaron quienes comentaron que la ceniza venía del volcán Platanar, situado al sur de la ciudad, pero que tiene cientos de años de estar inactivo”, contó José Soto.

Karla Esquivel recogió la ceniza en su casa. | CARLOS HERNÁNDEZ
Karla Esquivel recogió la ceniza en su casa. | CARLOS HERNÁNDEZ

El vulcanólogo Raúl Mora Amador, de la Red Sismológica Nacional (RSN), manifestó que el hecho de que la ceniza llegara a Ciudad Quesada se debió a que el viento la arrastró hacia esa dirección. Igual hubo reportes de caída de material en Vásquez de Coronado, Grecia y Poás.

“Es una erupción importante, que de nuevo viene a decir que el volcán está muy activo y que este escenario de caída de ceniza se está repitiendo cada vez más seguido. También la erupción duró varios minutos y la actividad sísmica continuó después de concluida la emanación”, explicó.