Inmueble afectado guardaba accesorios varios para celulares y juegos de video

Por: Carlos Arguedas C. 26 mayo, 2015

“Las pérdidas ascienden a unos $100.000 (¢54 millones)... pero vamos a levantarnos de esto”.

Así lo afirmó Alexandra Arboleda Echeverría, dueña de la firma Accesorios Enter, mientras observaba, ayer, los escombros que quedaron tras un incendio que, a las 9:07 a. m., consumió la bodega que ocupaba la firma desde hace cinco años.

Ese inmueble se ubica en calle 10, avenidas 14 y 16 de barrio Los Ángeles, en San José.

Arboleda admitió que no tenían un seguro contra incendios, pero afirmó que, por ahora, no despedirá a ninguno de los 15 empleados de esta empresa dedicada a distribuir accesorios para celulares, juegos de video y otros equipos electrónicos. La empresaria no dio mayores detalles sobre el asunto.

Descuido. El fuego provocó varias columnas de humo negro que podían ser observadas a kilómetros de distancia. Al parecer, se originó por una chispa de soldadura, manifestó Héctor Chaves León, director del Cuerpo de Bomberos.

El funcionario agregó que el trabajo se realizaba en la segunda planta. Además, en el primer piso había cajas plásticas que contenían materiales como silicón y policloruro de vinilo (PVC), que son inflamables y generan mucho humo.

“Cuando los trabajadores vieron las llamas, intentaron apagar el fuego con un extintor de polvo químico, pero no les funcionó (...). Tuvieron que tirarlo y buscar otro, pero ya las llamas habían tomado mucha fuerza (...). Vamos a investigar por qué no funcionó ese extintor. Es posible que si ese extintor hubiera funcionado, el fuego lo apagan”, comentó Chaves.

Un total de 30 bomberos de las estaciones Central, barrio Luján y barrio México, tardaron 40 minutos en controlar las llamas.

El área afectada fue de 328 metros cuadrados y fueron salvados 892 metros cuadrados, detalló la entidad de socorro.

Otro de los aspectos que llamó la atención de los Bomberos fueron los daños en la estructura.

“Notamos que la columna se separó de la pared en la parte de atrás. Creo que el Ministerio de Salud debería clausurar el inmueble y ordenar un estudio estructural”, comentó Chaves.

Explicó que el edificio estuvo sometido a temperaturas de 1.000 grados centígrados. “Es mucho el calor y el daño que puede generar. También Salud debería ver la disposición de los desechos”, agregó el director.

Etiquetado como: