Otro incendio forestal afectó 900 hectáreas protegidas en Guanacaste

Por: Carlos Arguedas C. 10 abril, 2016

Un poco más de 1.500 hectáreas de humedales, que se encuentran tanto en fincas privadas como en un área protegida, se están quemado en el llamado Corredor Fronterizo (entre Costa Rica y Nicaragua), en Los Chiles, Alajuela.

El incendio, que se desató en una zona inaccesible, y por lo tanto, es calificado como incontrolable, empezó el miércoles pasado, confirmó Luis Diego Román Madriz, coordinador del Programa Nacional de Manejo de Fuego del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae).

El funcionario explicó que el lío que enfrentan para combatir este incendio es que, al ser un humedal, todos las plantas están sumergidas en agua y el fuego avanza por el follaje. "Es imposible entrar ahí, porque la gente se hunde en el agua. Representa un riesgo muy grande para el ser humano", dijo.

Este incendio, el número 30 de este año en área protegida, comenzó en la localidad de San Emilio de Los Chiles, en una finca privada, pero con la ayuda del viento y las hojas secas de las plantas, se extendió con gran rapidez. Lo que está ardiendo son plantas herbáceas (no tienen tallos leñosos, o sea, son blandos y pueden alcanzar alturas de seis metros), y bosque de palma de yolillo, que alcanzan entre dos y nueve metros de alto.

El avance del fuego es controlado por vía área, sobrevuelos que permitieron detectar que las llamas se pasaron, en Sabogal de Los Chiles, al Refugio Nacional de Vida Silvestre Caño Negro. "Hoy domingo ingresaron 20 personas para tratar de controlar ese foco", dijo Diego Román.

Igualmente, hizo ver que el viernes anterior hubo otro incendio en Tablillas de Los Chiles, que abarcó una hectárea y media. "Se nos está complicando la situación en esa zona", comentó.

Otros casos. En cuanto a otros incendios forestales, Román dijo que este domingo en la madrugada, personal del Minae controló otra conflagración en el Parque Nacional Guanacaste (ubicado entre los cantones de Liberia y La Cruz), el cual consumió cerca de 900 hectáreas.

Indicó que este domingo personal efectuaba labores de extinción, pero al mismo tiempo advirtió de que el gran riesgo es que se reactive a causa del fuerte viento que impera en la región. Este fuego comenzó desde el martes pasado en dos sectores distintos. Fue controlado el miércoles, pero el fuerte viento reactivó algunos focos y las llamas se propagaron.

Al mismo tiempo, en la península de Nicoya, el cuerpo de Bomberos atiende varios incendios forestales en fincas privadas. Colaboró el corresponsal Carlos Hernández

Etiquetado como: